Salud

¿El cambio climático jugó un papel en el origen del coronavirus? Los murciélagos tienen la respuesta

Una reciente investigación sostiene que el calentamiento global ha propiciado una diversidad de murciélagos en las zonas donde se originó este virus.

Un estudio publicado en la revista Science of the Total Environment sostiene que el cambio climático pudo haber tenido un papel en el surgimiento del SARS-CoV-2, el virus causante del COVID-19.

La investigación, publicada el pasado 26 de enero, parte del supuesto de que los murciélagos son el origen de este virus -así como del SARS-CoV-1, conocido simplemente como SARS-, que habrían transmitido a los seres humanos.

De acuerdo con los científicos, el número local de coronavirus se correlaciona con la diversidad de especies de murciélagos: "El número de CoV presentes en un área está fuertemente correlacionado con la riqueza de especies de murciélagos locales".


"Un aumento en la riqueza local de murciélagos puede aumentar la probabilidad de que un CoV con propiedades potencialmente dañinas para la vida humana esté presente, se transmita o evolucione en el área. La riqueza de especies, a su vez, se ve afectada por el cambio climático, que impulsa la distribución geográfica", añaden.

Los investigadores mostraron que la provincia de Yunnan, en el sur de China, y las regiones vecinas de Myanmar y Laos forman un foco global de aumento de la diversidad de murciélagos empujada por el calentamiento global durante el último siglo. Esta es la región geográfica considerada como el origen probable de los ancestros del SARS-CoV-1 y el SARS-CoV-2, transmitidos por murciélagos.