Salud

Cuando sentirte mal no es tan malo: ¿Por qué no debes preocuparte si presentas ciertas reacciones a la vacuna COVID?

La fiebre, uno de los efectos secundarios más comunes a las dosis, es una señal de que tu sistema inmunológico está cumpliendo con su función. Te contamos más del tema.

A medida que las vacunas contra el COVID-19 se aplican alrededor del mundo, un grupo creciente de receptores se queja de molestos efectos secundarios, especialmente después de una segunda dosis.

Los vacunados describen síntomas que van desde fiebre hasta una fatiga que son más profundas que las que experimentan después de recibir una vacuna contra la gripe estacional. Aunque el malestar posterior a la inoculación es generalmente inofensivo y desaparece después de uno o dos días, algunos hospitales y centros médicos están acelerando la vacunación de los trabajadores de la salud para evitar casos de absentismo.

¿Qué reacciones pueden ocurrir?

Los síntomas típicos incluyen dolor en el brazo, generalmente localizado en el área donde se administró la inoculación, y síntomas, como fiebre leve o temperatura elevada, dolor de cabeza y dolores musculares.


Algunos estudios han encontrado que los adultos más jóvenes informan reacciones localizadas y sistémicas con más frecuencia que las personas mayores de 65 años.

¿Son motivo de preocupación?

Las reacciones pueden ser desagradables, pero por lo general son de corta duración y mucho menos graves que las que provoca una infección natural. Las vacunas se someten a pruebas exhaustivas de seguridad antes de su lanzamiento.

Una vez que se utilizan a gran escala, se controlan rigurosamente en los sistemas de vigilancia 'poscomercialización' para detectar reacciones inesperadas o raras que son demasiado infrecuentes para haberse detectado en ensayos clínicos.

Si bien las reacciones adversas a una vacuna no son infrecuentes, estos productos no se autorizarían si es probable que sean graves o duraderos.


¿Qué causa las reacciones a las vacunas?

Las vacunas están diseñadas para imitar una infección natural sin la enfermedad en toda regla, generando así una inmunidad protectora. Las reacciones generalmente son el resultado de la respuesta del sistema inmunológico al componente clave: un antígeno que se parece a cualquier intruso para el que está diseñado.

Normalmente, cuando el cuerpo se encuentra con una bacteria, un virus o algún otro enemigo potencial, las defensas inmunológicas buscan neutralizarlo y destruirlo. Los productos químicos que atraen a las células para matar al invasor se liberan en un proceso que puede elevar la temperatura corporal, explicó Peter English, consultor en control de enfermedades transmisibles en Reino Unido y exeditor de la revista Vaccines in Practice. Se recluta un vasto ejército de las llamadas células T y células B para generar una "memoria" duradera del enemigo y cómo atacarlo".

"Al aprender a reconocer el patógeno, el cuerpo pasa por las mismas reacciones inmunes que tendría si se hubiera encontrado con el patógeno de verdad, produciendo muchas de las mismas reacciones", agregó.

¿Qué más puede provocar una reacción?

Las vacunas también pueden contener componentes que pueden inducir una reacción o mejorar la respuesta inmune a los antígenos de la vacuna, indicó English. Las vacunas COVID también pueden incluir:

*Conservadores para evitar que la vacuna se eche a perder.

*Burbujas microscópicas de lípidos o materiales grasos que contienen el material genético para las vacunas de ARN mensajero (fabricadas por Moderna Inc., Pfizer y BioNTech) para indicar a las células que produzcan antígenos del SARS-CoV-2.

*Virus inofensivos para introducir material genético de 'contrabando' en las células para indicarles que produzcan antígenos del SARS-CoV-2.

*'Adyuvantes' químicos inofensivos diseñados para aumentar la respuesta inmune a los antígenos.

¿Por qué empeoran las reacciones después de la segunda dosis?

El sistema inmunológico tarda algún tiempo en perfeccionar su respuesta a un nuevo patógeno. Las células de la memoria inmunitaria están programadas de manera que cuando se encuentran con un invasor por segunda vez, ya sea por una infección natural o por antígenos de una vacuna, están preparadas para responder más rápido y con más vigor.

Ese reconocimiento generalmente desencadena la producción masiva de moléculas de señalización inmunológica o 'citocinas' que son responsables de los dolores musculares, fiebre, escalofríos y fatiga que a veces sienten los receptores. La ventaja es que el segundo encuentro actúa como un refuerzo que debería resultar en una respuesta inmune más fuerte y duradera.

¿Cuál es la reacción en los supervivientes del nuevo coronavirus?

Su reacción a la dosis puede ser más pronunciada, pero es probable que los beneficios también lo sean. Los científicos del Centro de Investigación del Cáncer Fred Hutchinson en Seattle encontraron sueros sanguíneos recolectados de pacientes que se habían recuperado de una infección por SARS-CoV-2 al principio de la pandemia y mostraron una capacidad neutralizante 'generalmente débil' contra el virus entre 4 a 8 meses después.

Sin embargo, una sola inmunización con una vacuna de ARN mensajero de Moderna o Pfizer-BioNTech impulsó la memoria inmunológica, y la concentración de anticuerpos neutralizantes aumentó unas mil veces.

¿Sentirse mal después de ser vacunado es una buena señal?

Es reconfortante pensar que ese es el caso, y podría serlo, dijo English, aunque "no estoy seguro de que haya una gran cantidad de datos que lo confirmen".

Como mínimo, una fiebre leve y de corta duración indica que el sistema inmunológico está respondiendo de una manera que debería conferir protección contra el SARS-CoV-2.

¿Puedes tomarte algo contra las reacciones?

Una fiebre leve por debajo de los 38.5 grados centígrados es parte de la respuesta normal del cuerpo a la infección y no es dañina. Si se puede tolerar, el descanso y los líquidos son el remedio ideal, según English.

Una temperatura sostenida por encima de los 39 grados Celsius es más grave, especialmente en los bebés. No es probable que tomar aspirina, acetaminofén, paracetamol o un medicamento antiinflamatorio no esteroideo, como ibuprofeno, para aliviar el dolor y la fiebre, afecte la calidad de la respuesta inmunitaria.