Salud

¿Cómo hacer que la gente confíe en las vacunas contra el COVID-19?

Por más que las farmacéuticas reporten porcentajes alentadores, esto no servirá si la población del mundo desconfía de las inyecciones contra el nuevo coronavirus.

Las compañías farmacéuticas Pfizer y BioNtech anunciaron el viernes pasado que buscarán la autorización de uso de emergencia de la Administración de Alimentos y Medicamentos para una vacuna contra el COVID-19. El 16 de noviembre, Moderna anunció que se ha demostrado que una vacuna en la que trabajó tiene una efectividad cercana a 95 por ciento.

Pero ninguna vacuna será tan efectiva en realidad si la gente se niega a tomarla. Y encuestas recientes sugieren que alrededor de 40 por ciento de los estadounidenses no tomarán la vacuna COVID-19 cuando esté disponible. Esos números son aún más altos entre los estadounidenses no blancos.

Los factores que llevan a las personas a tomar decisiones para vacunarse tienen matices. Las decisiones de las personas se ven afectadas por cómo ven el mundo; sus percepciones de las decisiones que tomarán las personas como ellos; en quién confían; sus percepciones del riesgo; la coherencia del mensaje y la conveniencia de recibir la inyección.

En un mundo con suministros ilimitados de vacunas y presupuesto para apoyar la divulgación, los funcionarios públicos podrían diseñar campañas muy específicas para cada comunidad e identidad en el mundo. La vacuna estaría disponible simultáneamente para todos, y nuestros médicos personales la administrarían y asegurarían su eficacia.

Ese mundo no existe.

Melissa Fleming, subsecretaria general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para comunicaciones globales, lanzó recientemente la iniciativa Verified para combatir la información errónea sobre la pandemia.

Te puede interesar: Las dudas rodean a la vacuna de AstraZeneca: ¿Por qué funciona mejor en dosis más pequeñas contra el COVID-19?


Verified contrató al Centro de Comunicaciones de Interés Público de la Universidad de Florida. Nuestro equipo de académicos, estrategas y narradores trabaja con organizaciones de todo el mundo para aplicar la ciencia social, conductual y cognitiva para impulsar un cambio social duradero. Se nos pidió que identificáramos mensajes basados ​​en la investigación que pudieran superar las dudas sobre la vacuna. Verified lanzó nuestra guía el jueves.

Rápidamente identificamos a los principales académicos en este espacio, y 16 psicólogos sociales y del comportamiento, antropólogos médicos, economistas del comportamiento, neurocientíficos y especialistas en comunicación política se unieron a nosotros para una serie de conversaciones durante cinco días.

Hicimos preguntas como: ¿Qué hace que las personas sean resistentes a la información errónea? ¿Qué impulsa la vacilación ante las vacunas? ¿Qué marcos serán más efectivos? ¿Qué tipo de estrategias de mensajes han sido efectivas con comunidades específicas? Y finalmente, ¿cuáles son algunas de las mejores formas de convertir la vacuna en una norma social?

De esas conversaciones surgieron ocho principios que creemos pueden aumentar la confianza, la aceptación y la demanda de vacunación. Hemos compartido estos principios con los líderes de la ONU como parte de sus esfuerzos globales para reducir la duda sobre las vacunas y superar la información errónea relacionada con COVID-19:

Aquí nuestra propuesta:

1. Trabajar dentro de visiones del mundo, identidades y valores morales. Cada uno de nosotros tiene un conjunto único de identidades, visiones del mundo y valores morales que influyen en nuestras elecciones y comportamientos, e incluso en lo que creemos que es verdad.

Vale la pena comprender lo que los demás ven como correcto o incorrecto y conectarse con lo que es más importante para ellos. Encuentre el terreno común entre lo que espera lograr y lo que les importa. Por ejemplo, recibir una vacuna, entonces, se convertiría en una forma de volver a las actividades y comportamientos que más les importan.

2. Utilice el tiempo para sacar la mayor ventaja. Es mucho más fácil generar confianza cuando eres el primero en articular un mensaje. Es más probable que las personas confíen y se apeguen a la versión de la información que escuchan primero. Sin embargo, es igualmente importante que escuchen el mismo mensaje varias veces de una variedad de fuentes.

3. Utilice los mensajeros adecuados para la audiencia. La gente actúa cuando confía en el mensajero, el mensaje y sus motivaciones. Los mensajeros de confianza varían mucho de una comunidad a otra, pero hay algunas lecciones generales que puede aplicar.

Idealmente, el mensajero es alguien con una gran experiencia: un médico, un científico o un profesional de la salud pública, pero los mensajeros de confianza también son aquellos que están nuestros 'grupos internos', personas que consideramos como nosotros y que comparten nuestros valores.

Como dijo el economista conductual David Fetherstonhaugh, "No podría enfatizar lo suficiente la importancia de un mensaje que proviene de un grupo interno, alguien que está automáticamente en el interior. Es casi como si esos mensajes incluso pasaran por alto la cognición deliberada porque provienen de una fuente confiable: 'Ellos son mi familia, o es mi pastor, o es el líder de mi partido'. Entonces, la fuente de un mensaje es extraordinariamente importante para la forma en que se recibe un mensaje ".

Te recomendamos: CanSino envasará vacuna contra COVID-19 en México

4. Haga que el contenido sea concreto, proporcione una narrativa y aporte valor. Si los mensajes no son concretos y no incluyen historias, nuestros poderosos cerebros que dan sentido llenarán la abstracción con historias e ideas que tengan sentido para nosotros. Un espacio particular para construir esa narrativa son los ensayos de vacunas. En lugar de decir "estamos en la etapa 3", nombre la cantidad de personas que han participado en ensayos exitosos y comparta historias de personas que participaron en esos ensayos.

5. Reconozca que las comunidades tienen diferentes relaciones con la vacunación. En algunas sociedades, las personas pueden tener miedo a las vacunas, pero tienen una gran confianza en la autoridad. En otros, las vacunas obligatorias han creado desconfianza en las autoridades gubernamentales. En otros, décadas de maltrato y explotación han resultado en una profunda falta de confianza en los nuevos tratamientos médicos. Las diferentes sociedades también tienen diferentes relaciones con la autoridad. En sociedades donde las personas confían en la autoridad, es más probable que acepten una dirección incluso si no la apoyan.

6. Refuerce los comportamientos positivos. Estamos profundamente afectados por el comportamiento y las elecciones de las personas en nuestras redes, incluso personas que quizás no conocemos. Entonces, para cambiar el comportamiento, debe cambiar las percepciones de las personas sobre cómo es el comportamiento normal.

Examinar la vacilación de las vacunas a través de la 'lente' de las normas sociales ofrece dos oportunidades para marcar la diferencia. El primero es activar personas influyentes de confianza dentro de las redes sociales y las percepciones de las personas sobre lo que hacen los demás. El segundo consiste en cambiar las normas de comunicación entre quienes se comunican en nombre de la vacuna.

7. Evoque las emociones adecuadas. Es tentador activar emociones como el miedo o la vergüenza para que la gente se vacune, pero es poco probable que funcione. El miedo inmoviliza a las personas y es probable que la vergüenza provoque una reacción incorrecta. Busque emociones más constructivas como el asombro, la esperanza y el amor de los padres para que la gente actúe.

8. Sea explícito y transparente sobre las motivaciones. Nuestras percepciones de las motivaciones del mensajero son importantes. Nuestras motivaciones para buscar información son igualmente importantes. Es menos probable que confiemos en una vacuna si cuestionamos los motivos de las personas que abogan por que la tomemos.

Por supuesto, hay una debilidad en esta herramienta, y es que se basa en una investigación realizada sobre la vacilación en torno a otras vacunas. No sabemos sobre el COVID-19, porque aún no tenemos la vacuna. Pero incluso con estas limitaciones obvias, los mensajes basados en la ciencia son las mejores herramientas que tenemos.

La nota original la puedes encontrar en la siguiente liga:

Los autores de esta nota son Ann Christiano, directora del Centro de Comunicaciones de Interés Público de la Universidad de Florida, y Jack J. Barry asociado de investigación postdoctoral en la Universidad de Florida.

*The Conversation es una fuente independiente y sin fines de lucro de noticias, análisis y comentarios de expertos académicos.