¿Cómo afrontar de mejor manera la cuarentena y el estrés por el coronavirus? ¡Con risas!
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

¿Cómo afrontar de mejor manera la cuarentena y el estrés por el coronavirus? ¡Con risas!

COMPARTIR

···
menu-trigger

¿Cómo afrontar de mejor manera la cuarentena y el estrés por el coronavirus? ¡Con risas!

bulletSegún expertos, el humor nos puede ayudar a pasar de mejor manera este periodo de ansiedad y tristeza que experimentamos a nivel mundial.

AP
26/03/2020
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Neil Diamond publica una versión de Sweet Caroline junto a su chimenea con sus letras tan familiares y cambiadas para decir: "Hands... washing hands" ("Manos... lavarse las manos"). Una presentadora de noticias pregunta cuándo terminará el distanciamiento social porque "mi esposo sigue tratando de entrar a la casa". Y un letrero afuera de una iglesia del vecindario dicta: "No había planeado renunciar a tanto por la Cuaresma".

¿Ya se nos permite reír? Es lo mejor, dicen psicólogos y humoristas. La risa puede ser la mejor medicina, argumentan, siempre que esté dentro de los límites del buen gusto. Y en una crisis, puede ser un poderoso mecanismo de afrontamiento.

"Es más que solo medicina. Es supervivencia", señaló Erica Rhodes, una comediante de Los Ángeles.

"Incluso durante el Holocausto, la gente contaba chistes", explicó Rhodes en una entrevista telefónica con The Associated Press.

"La risa es un símbolo de esperanza y se convierte en una de nuestras mayores necesidades de la vida, como el papel higiénico. Es una necesidad física que la gente tiene. No se puede subestimar cómo cura a las personas y les da esperanza", detalló.

Para la mayoría de las personas, el nuevo coronavirus causa síntomas leves o moderados, como fiebre y tos que desaparecen en dos o tres semanas. Para algunos, especialmente los adultos mayores y las personas con problemas de salud existentes, puede causar enfermedades más graves, como neumonía y la muerte.

Esas son palabras y perspectivas de miedo. Pero la historia ha demostrado que sus momentos más pesados ​​a menudo son 'aderezados' al usar el humor y la risa como elecciones conscientes, formas de lidiar cuando otras cosas no funcionan como se esperaba.

"Hay tanto miedo y horror ahí afuera. Todo el lavado de manos en el mundo no te va a aclarar la cabeza", afirmó Loretta LaRoche, una consultora de manejo del estrés en los suburbios de Boston, que usa el humor para ayudar a las personas a calmar la ansiedad que ha provocado la pandemia.

"Algunas personas dirán que este no es momento para reír. La conclusión es que siempre hay un momento para reír", aseguró LaRoche. "Tenemos 60 mil pensamientos al día y muchos de ellos son muy inquietantes. La risa ayuda al cerebro a relajarse".

Eso explica por qué las fuentes de las redes sociales están salpicadas de memes, dibujos animados y anécdotas personales divertidas con temas de coronavirus.

Aquí está Diamond publicando un video de sí mismo cantando Sweet Caroline con la letra modificada para decir: "Hands... washing hands... don't touch me... I won't touch you". ("Manos... lavarse las manos... no me toques... No te tocaré").

La presentadora de Fox News, Julie Banderas, tuiteó : "¿Cuánto tiempo se supone que durará este distanciamiento social? Mi esposo sigue intentando entrar a la casa".

Aquí está el restaurante de Austin, El Arroyo, que todavía se siente económicamente afectado por el aplazamiento inducido por el brote del festival de música South by Southwest, convirtiendo su tablero de mensajes al aire libre en una aplicación de citas simulada : "Hombre soltero con toallas de papel busca a una mujer soltera con desinfectante para manos, para una buena y divertida limpieza"

Y por aquí, ve a la novelista Curtis Sittenfeld, compartiendo una foto de ella almorzando con su vestido de novia después de que sus hijos le pidieron que lo usara "y no se me ocurrió una razón para no hacerlo".

Durante siglos, la risa en tiempos difíciles ha sido catártica, comentó Wayne Maxwell, un psicólogo canadiense que ha realizado una amplia investigación sobre el "humor negro".

El término se originó en la era medieval en Reino Unido, donde se realizaban ahorcamientos en parques cerca de pubs y los clientes contaban chistes a expensas de las víctimas.

"Incluso en algunos de los escritos del antiguo Egipto, hay descripciones de personal militar que regresa de la línea del frente y usa el humor para hacer frente", enfatizó Maxwell, de Halifax, Nueva Escocia.

Pero, advierte, existe una especie de continuo de comedia: si bien el humor puede aclarar las cosas de manera útil, demasiadas risas y frivolidades pueden indicar que una persona está tratando de escapar de la realidad.

También hay cuestiones de gusto. Nadie quiere burlarse de la miseria médica o la muerte. Sin embargo, la cuarentena y el distanciamiento social son un juego justo, y el humor autocrítico casi siempre es seguro, aunque LaRoche advierte que el humor, como la belleza, siempre está en el ojo del espectador.

"Todo depende de cómo funciona tu cerebro", puntualizó. "Date permiso para encontrar humor. Es casi como una práctica espiritual, encontrar formas de reírte de ti mismo".

Para aquellos millones de padres que luchan por trabajar desde casa y enseñar a sus hijos confinados en la casa, ella está predicando al coro. Se testigo de este meme ampliamente compartido: una foto de una anciana de cabello blanco con el título: "Aquí está Sue. 31 años de edad, educando en casa a sus hijos durante los últimos cinco días. Buen trabajo Sue. Sigue así".

Michael Knight, un músico de 29 años y un asistente social para personas con discapacidades mentales, ha estado rompiendo la tensión al publicar memes como: "Dijeron que una máscara y guantes eran suficientes para ir al supermercado. Ellos mintieron. Todos los demás tenían ropa puesta".

"Me ayuda a 'despejarme'", indicó Knight, de Plymouth, Massachusetts. "En cierto modo compensa los efectos paralizantes del hombre del saco que es la pandemia".

Rhodes, que perdió más de 30 mil dólares después de que se cancelaron tres festivales y su primer especial grabado, está tratando de ver el humor en su propia situación.

Recientemente publicó un video de iPhone de sí misma fingiendo trabajar con una multitud inexistente en un escenario al aire libre con el que se encontró durante una caminata. "¿Cómo no están todos?", ella se quiebra.

"El mejor material proviene de un lugar que es muy veraz y algo oscuro", explicó Rhodes.

Su predicción: cuando la vida vuelva a la normalidad, Saturday Night Live y los últimos especiales de Netflix estarán impulsados ​​por el humor de cuarentena.

"Hace solo un mes, ¿quién hubiera apreciado que le dieran un rollo de papel higiénico?", afirmó. "Quiero decir, todo el mundo está al revés".