Salud

¿Cómo los ‘escondites’ del fentanilo están detrás muertes por sobredosis en EU?

El fentanilo es un opioide sintético que se desarrolló originalmente como analgésico para la cirugía.

Comprar drogas en la calle es una ‘ruleta rusa’. Desde Xanax hasta cocaína, las drogas o las píldoras falsificadas que se compran en entornos no médicos pueden contener cantidades de fentanilo que pueden resultar mortales.

Los médicos como yo hemos visto un aumento en el uso no intencional de fentanilo por parte de personas que compran opioides recetados y otras drogas mezcladas o adulteradas con fentanilo. Los usuarios de heroína en mi comunidad en Massachusetts se dieron cuenta de que el fentanilo había entrado en el suministro de drogas cuando el número de sobredosis se disparó.

En 2016, mis colegas y yo descubrimos que los pacientes que acudían al Departamento de Emergencias y reportaban una sobredosis de heroína a menudo solo tenían fentanilo presente en los resultados de sus pruebas de detección de drogas.

Como Jefe de Toxicología Médica de la Facultad de Medicina de UMass Chan, he estudiado el fentanilo y sus análogos durante años. A medida que el fentanilo se volvió omnipresente en EU, transformó el mercado de drogas ilícitas y aumentó el riesgo de sobredosis.

Fentanilo y sus análogos

El fentanilo es un opioide sintético que se desarrolló originalmente como analgésico para la cirugía. Tiene una estructura química específica con múltiples áreas que pueden modificarse, a menudo de forma ilícita, para formar compuestos relacionados con marcadas diferencias de potencia.

Por ejemplo, el carfentanilo, un análogo del fentanilo formado al sustituir un grupo químico por otro, es 100 veces más potente que su estructura principal. Otro análogo, el acetilfentanilo, es aproximadamente tres veces menos potente que el fentanilo, pero aun así ha provocado grupos de sobredosis en varios estados.

A pesar de la cantidad y diversidad de sus análogos, el propio fentanilo continúa dominando el suministro de opioides ilícitos. Miligramo por miligramo, el fentanilo es aproximadamente 50 veces más potente que la heroína y 100 veces más potente que la morfina.

Las versiones ‘similares’ del fentanilo

Los traficantes de drogas han usado análogos de fentanilo como adulterantes en suministros de drogas ilícitas desde 1979, con sobredosis relacionadas con fentanilo agrupadas en ciudades individuales.

La epidemia moderna de adulteración de fentanilo es mucho más amplia en su distribución geográfica, producción y número de muertes. Los fallecimientos por sobredosis se cuadriplicaron aproximadamente, pasando de 8 mil 50 en 1999 a 33 mil 91 en 2015.

Desde mayo de 2020 hasta abril de 2021, más de 100 mil estadounidenses murieron por sobredosis de drogas, y más de 64 por ciento de estas muertes se debieron a opioides sintéticos como el fentanilo y sus análogos.

El fentanilo de fabricación ilícita se sintetiza internacionalmente en China, México y la India, y luego se exporta a Estados Unidos en forma de polvo o pastillas prensadas. Además, el surgimiento de la web oscura, un rincón encriptado y anónimo de Internet que es un refugio para la actividad delictiva, ha facilitado la venta de fentanilo y otros opioides enviados a través de los servicios de entrega tradicionales, incluido el Servicio Postal de EU.

El fentanilo se vende solo y, a menudo, se usa como adulterante porque su alta potencia permite a los traficantes mover cantidades más pequeñas, pero manteniendo los efectos de la droga que esperan los compradores. Los fabricantes también pueden agregar agentes de carga, como harina o bicarbonato de sodio, al fentanilo para aumentar el suministro sin agregar costos. Como resultado, es mucho más rentable cortar un kilogramo de fentanilo en comparación con un kilogramo de heroína.

La alta potencia del fentanilo también significa que incluso una pequeña cantidad puede resultar mortal. Si el usuario final no es consciente de que el medicamento que compró ha sido adulterado, esto podría provocar fácilmente una sobredosis.

Prevención de muertes por fentanilo

Como médico de urgencias, administro fentanilo como analgésico para aliviar el dolor intenso en un entorno de cuidados intensivos. Mis colegas y yo elegimos el fentanilo cuando los pacientes necesitan alivio inmediato del dolor o sedación, como la anestesia para una cirugía.

Pero incluso en las condiciones controladas de un hospital, todavía existe el riesgo de que el uso de fentanilo pueda reducir la frecuencia respiratoria a niveles peligrosamente bajos, la principal causa de muerte por sobredosis de opioides.

Para aquellos que toman fentanilo en entornos no médicos, no hay un equipo médico disponible para monitorear la frecuencia respiratoria de alguien en tiempo real para garantizar su seguridad.

Una medida para prevenir la sobredosis de fentanilo es distribuir naloxona a los transeúntes que puede revertir una sobredosis tal como ocurre al bloquear los efectos de los opioides.

Otra medida es aumentar la disponibilidad de la metadona y la buprenorfina que reducen los síntomas de abstinencia y las ansias de consumir opioides, lo que ayuda a las personas a permanecer en tratamiento y a disminuir el consumo de drogas ilícitas. A pesar de los antecedentes de estos medicamentos que salvan vidas, su disponibilidad está limitada por las restricciones sobre dónde y cómo se pueden usar y el número inadecuado de prescriptores.

La nota original la puedes leer en esta liga.

*Kavita M. Babu centra su energía clínica y de investigación en la prevención de muertes por sobredosis. Es Jefa de la División de Toxicología Médica en UMass Memorial Health y Profesora de Medicina de Emergencia en la Facultad de Medicina de UMass Chan. Realizó una investigación de pacientes con sobredosis casi fatales que acudieron al Departamento de Emergencias y fue la primera autora de un artículo del New England Journal of Medicine titulado Prevención de la sobredosis de opioides.

*The Conversation es una fuente independiente y sin fines de lucro de noticias, análisis y comentarios de expertos académicos.