Salud

Vacuna COVID de Sinopharm, recién aprobada en México, previene enfermedad grave por Delta

Esa dosis y la de Sinovac tuvieron una efectividad combinada de 70% contra neumonía, de acuerdo con un estudio chino.

Las vacunas chinas de Sinopharm y Sinovac mantuvieron su protección durante un reciente brote de COVID-19 en la provincia de Guangdong, en el sur de China, proporcionando evidencia del mundo real sobre su capacidad para combatir a la infecciosa variante Delta

Las dosis de las empresas estatales tuvieron una efectividad combinada de 70 por ciento contra la neumonía causada por COVID, y una protección total contra la enfermedad grave causada por la cepa Delta, de acuerdo con un estudio del Centro Provincial de Guangdong. para el Control y la Prevención de Enfermedades.

El documento aún no ha sido revisado por expertos externos.


El estudio siguió a más de 10 mil personas, incluidas las infectadas y sus contactos cercanos durante el brote que comenzó a finales de mayo y terminó a mediados de junio.

Un total de 167 personas contrajeron el virus. Aproximadamente uno de cada ocho de los participantes del estudio estaban completamente vacunados, en su mayoría con inyecciones de Sinopharm y Sinovac, y poco más de la mitad no estaban vacunados. El resto había recibido al menos una inyección, pero estuvieron en contacto cercano con alguien que estaba infectado antes de que tuvieran tiempo de desarrollar completamente su inmunidad.

La investigación es el primer examen del mundo real del potencial de las inyecciones chinas contra la cepa Delta, responsable del resurgimiento del COVID. Se produce en medio de preguntas sobre la efectividad de las vacunas chinas en comparación con las que se fabrican en otros lugares, ya que surge evidencia de que algunas dosis rivales tienen menos potencia cuando se intenta evitar por Delta.

Tanto las vacunas Sinopharm como Sinovac se han utilizado ampliamente en China y gran parte de las naciones en desarrollo. Se suministrarán millones de dosis más a nivel mundial a través del mecanismo Covax, respaldado por la Organización Mundial de la Salud, a países que luchan por recibir suficientes vacunas para inmunizar a su gente.

El estudio evaluó la capacidad de las vacunas chinas para evitar que las personas completamente vacunadas desarrollen neumonía o una enfermedad grave causada por COVID.

El diseño de la investigación hace que sea difícil comparar las vacunas chinas directamente con inyecciones occidentales, como la vacuna de ARN mensajero de Pfizer o la de vector viral de AstraZeneca. Esas inoculaciones son 88 y 67 por ciento efectivas contra infecciones sintomáticas causadas por la variante Delta en un estudio británico, y todas parecen ser altamente efectivas contra enfermedades graves.

Se encontró originalmente que las dos inyecciones inactivadas de Sinopharm tenían un 78% y un 73% de efectividad contra la enfermedad sintomática en ensayos fundamentales al comienzo del brote, antes de que circulara delta. La eficacia de la inyección de Sinovac osciló entre un poco más del 50% y el 83,5% en varios sitios de prueba en ensayos de última etapa.