Salud

Regreso a clases: Así se puede proteger a las y los niños contra COVID

Medidas como la sana distancia y el uso en todo momento del cubrebocas son indispensables para evitar contagios entre las y los alumnos.

Uso del cubrebocas al interior de las instituciones educativas y la sana distancia, son dos de diversas recomendaciones que los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) dan a las escuelas para proteger a las y los menores ante el regreso a clases presenciales.

A fin de beneficiar a las y los estudiantes con el aprendizaje en persona, el retorno a las aulas se ha convertido en una prioridad, tal es el caso de México nuevo ciclo escolar que inicia el próximo lunes 30 de agosto su ciclo escolar 2021-2022.

¿Qué medidas se pueden tomar para evitar contagios en las aulas? Te contamos.

  • Uso de cubrebocas

Interiores: Por el alto nivel de contagio de la variante Delta, autoridades de salud recomiendan el “enmascaramiento interior universal para los estudiantes de 2 años en adelante, el personal, docentes y visitantes. Sin importar el estado de vacunación”.

Al aire libre: En tanto, en espacios libres con aglomeraciones las personas que no estén completamente vacunadas deben usar una mascarilla.

Transporte escolar: Los pasajeros y conductores deben usar cubrebocas en los autobuses escolares independientemente de su estado de vacunación.

  • Sana distancia

Mantener una sana distancia de 1 metro con 80 centímetros o, al menos, tres pies, entre los estudiantes dentro de las aulas contribuirá a disminuir el riesgo de transmisión.

“Cuando no sea posible mantener una distancia física de al menos 3 pies, las escuelas no pueden reabrirse por completo”, indican los CDC.

En conjunto: A fin de limitar el contacto entre estudiantes, los CDC aconsejan “mantener a las personas juntas en un grupo pequeño; cada grupo deberá permanecer unido durante todo un día”.

  • Pruebas de detección

Esto forma parte de las “capas importantes de prevención para mantener las escuelas seguras”. Así como la ventilación, lavado de manos y realización de pruebas de detección.

“Las pruebas de detección pueden ayudar a identificar y aislar rápidamente los casos, y poner en cuarentena a aquellos que pueden haber estado expuestos al COVID-19”, señalan.

Ante ello, las escuelas pueden considerar establecer estrategias como la aplicación de pruebas de detección en grupos.

  • Quedarse en casa

Mantener el aislamiento en caso de presentar signos de contagio, o de alguna enfermedad infecciosa. Además, deberán asistir con un médico.

  • Monitoreo de contagios

Las instituciones deben monitorear los niveles de contagio de COVID-19 en la comunidad, así como otros factores que van desde la cobertura de vacunación hasta la aparición de brotes. Esto con la finalidad de orientar “las decisiones sobre las estrategias”.

  • Limpieza y desinfección

La limpieza de gérmenes reducirá aun más el riesgo de propagación de infecciones.