Salud

Hay escasez de Sputnik V... y Argentina planea combinar vacunas para combatir desabasto

La decisión se tomó después de obtener resultados positivos en un estudio donde se intercambiaron la vacuna rusa y los inmunizadores de Moderna y AstraZeneca.

El gobierno argentino anunció el miércoles que las personas que recibieron una primera dosis de la vacuna rusa Sputnik V podrán completar su esquema de inmunización con los inoculantes de los laboratorios AstraZeneca y Moderna.

La ministra de Salud, Carla Vizzotti, hizo el anuncio a partir de los auspiciosos resultados obtenidos en un estudio con miles de voluntarios, realizado en varias jurisdicciones argentinas y en momentos en que se demora la llegada de las segundas dosis de la Sputnik V desde Rusia y la mayor preocupación del gobierno es la propagación de la contagiosa variante Delta.

“Por la importancia que tiene completar los esquemas de vacunación en el marco del riesgo potencial que genera la circulación de la variante Delta es que estamos en condiciones de avanzar para intercambiar diferentes vacunas empezando por la posibilidad de intercambiar Sputnik V con (dosis de) Moderna y AstraZeneca”, dijo Vizzotti en una rueda de prensa en la que estaba acompañada de los ministros de Salud de Buenos Aires y de la provincia homónima, dos de las cinco jurisdicciones que participaron en el estudio.


Vizzotti señaló que la combinación de vacunas es una decisión voluntaria y si “alguien prefiere esperar para completar su esquema con la misma vacuna con la que inició no es inconveniente” porque será citada eventualmente para ser inmunizada.

La funcionaria indicó que para tomar esta decisión el gobierno cuenta con “información de seguridad e inmunogenicidad local y de otros países” y acotó que según la “evidencia” que ha publicado Gran Bretaña la combinación de la vacuna de AstraZeneca con la de Moderna también “es una posibilidad importante para agilizar las segundas dosis sobre todo en agosto”.

Argentina espera recibir ese mes tres millones de dosis de ese primer laboratorio anglosueco y recibió recientemente 3 millones y medio de dosis del segundo, donadas por Estados Unidos.

Para la combinación de vacunas se priorizará a las personas que lleven más tiempo de espera desde que recibieron la primera dosis y aquellas que tengan más de 50 años y comorbilidades.


Por su lado, el equipo ruso encargado de la Sputnik V dijo en un comunicado que este mes “se resolverán por completo todos los retrasos temporales “en la entrega del segundo componente a partir de “acuerdos de producción con fabricantes de 14 países”. Asimismo, se duplicará la capacidad de fabricación en septiembre “gracias a la asociación con grandes firmas como el Serum Institute of India”.

En ese contexto, Laboratorios Richmond, de capitales argentinos, tiene previsto comenzar a distribuir esta semana 150 mil dosis del segundo componente de la Sputnik V producidas localmente.

Más de seis millones de personas se vacunaron con la primera dosis de la Sputnik V en Argentina y aguardan una segunda dosis. El retraso en la llegada de la vacuna desde Rusia motivó el reclamo del gobierno argentino a su par ruso.

Argentina ha registrado hasta ahora unos 4 millones 900 mil contagios y más de 106 mil fallecidos por COVID-19.

El país ha aplicado una primera dosis de distintas vacunas (Sputnik V, AstraZeneca y Sinopharm) a 25 millones 400 mil personas y dos dosis a unos 7 millones y medio de personas, de una población total de aproximadamente 45 millones.

El gobierno ha señalado que el objetivo es lograr que el 60 por ciento de la población mayor de 50 años cuente con el esquema completo de vacunación en agosto ante el riesgo que supone la variante Delta. Por ahora se han detectado cerca de 90 casos de la variante, de los cuales la inmensa mayoría son casos de viajeros y relacionados con estos últimos, pero se considera inminente la circulación comunitaria.