Salud

¿Cuál es la efectividad actual de las vacunas contra el COVID-19?

La efectividad calcula qué tan fuerte es la inmunidad para evitar un futuro contagio, la hospitalización o una eventual muerte.

Bogotá.- La aparición de variantes cada vez más contagiosas ha generado dudas sobre la efectividad de las vacunas contra el COVID-19: ¿cuál es su porcentaje real de protección?, ¿cuáles no se han mostrado fuertes contra las nuevas cepas?, ¿es recomendable esperar para vacunarse con alguna en particular?

Si bien las campañas de vacunación avanzan en todo el mundo, con más de 3,787 millones de dosis aplicadas según datos de Our World in Data, la posibilidad de contagiarse aún después de la inmunización, aunque sin síntomas graves, sigue generando alarma.

Nuevas variantes del virus, como la Delta y la Delta Plus, se han hecho mayoritarias en países donde los índices de inmunización son altos, como es el caso del Reino Unido (con el 55.4 por ciento de la población completamente vacunada) o Estados Unidos (49.6 por ciento).


Estos nuevos linajes son capaces de contagiar a más personas, si bien los científicos no los consideran más letales. Sin embargo, el aumento de esta base de pacientes vulnerables puede elevar, desde una perspectiva estadística, el número total de fallecimientos (4.1 millones hasta la fecha).

¿Cuál es la efectividad actual de las vacunas?

La efectividad de una vacuna es una medida que calcula cuán fuerte es la protección inmunológica que provoca ese fármaco para evitar un futuro contagio, por un lado, o la hospitalización y una eventual muerte, por el otro.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), se han registrado hasta mayo de 2021 un total de 13 vacunas distintas contra el COVID-19 a través de varias plataformas.

De ellas, la organización ha aprobado el uso de emergencia de los fármacos de Pfizer/BioNTech, AstraZeneca, Janssen, Moderna, Sinopharm y Sinovac, si bien ha asegurado que analiza otras vacunas ampliamente usadas como Sputnik V o Covaxin.


La OMS y la comunidad científica consideran que una vacuna, contra cualquier enfermedad, es exitosa cuando su efectividad supera el 50 por ciento, como pasa con todas las aprobadas contra el COVID-19.

Lo cierto es que la variante Delta, identificada por primera vez en la India y según estudios 60 por ciento más contagiosa que sus predecesoras, ha afectado a las tasas de efectividad iniciales de estos fármacos.

Expertos de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), como Heriberto García Escorza, director del Instituto de Salud Pública de Chile, y Jairo Mendez-Rico, asesor de Enfermedades Virales, han respondido a Efe que “hasta el momento las vacunas que han sido licenciadas son eficientes contra todas las variantes”.

“Como son variantes más transmisibles, la eficacia de las vacunas para evitar los contagios puede disminuir, pero no así la eficacia de evitar la hospitalización y la muerte, porque finalmente es el mismo virus”, aclaró García Escorza en una transmisión de internet.

Efectividad general vs efectividad contra variante Delta

-Pfizer/BioNTech. Los ensayos clínicos de esta vacuna de dos dosis de ARN Mensajero reportaron una efectividad del 95 por ciento en la prevención de los contagios y del 100 por ciento contra formas graves de la enfermedad.

Ante la aparición de variantes del coronavirus, Pfizer informó que su medicamento ha sido efectivo en más del 95 por ciento contra cuadros severos provocados por las cepas Alpha (identificada en el Reino Unido) y Beta (Sudáfrica).

Dos estudios del Public Health England, que aún se encuentran en revisión de pares, hablan de un 88 por ciento de eficacia de esta vacuna contra una infección sintomática y un 96 por ciento contra la hospitalización causadas por la variante Delta.

-Moderna. También bajo la tecnología de ARN Mensajero (ARNm), pero con condiciones de almacenamiento más provechosas, este fármaco ha demostrado un 94.1 por ciento de efectividad contra la infección sintomática.

Sin embargo, pruebas han visto una disminución hasta el 86.4 por ciento en personas mayores de 65 años.

Hasta el momento, no existen estudios concluyentes sobre la protección precisa generada por esta vacuna contra las diferentes variantes del coronavirus, aunque centros como la Universidad de Yale aseguran que “algunos expertos creen que puede funcionar de manera similar a Pfizer, ya que ambas son vacunas de ARNm”.

-Janssen. Esta vacuna, la única de una sola dosis hasta ahora aprobada, ha mostrado una efectividad general de entre 66.3 por ciento y 72 por ciento, que se eleva al 80 por ciento contra casos graves de la enfermedad, según estudios realizados en Estados Unidos.

El fármaco de Johnson & Johnson ha mostrado ser eficaz contra las variantes Alpha y Beta, manteniendo sus porcentajes, según la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA), el regulador sanitario de Estados Unidos.

A inicios de julio, la compañía aseguró que su compuesto es igual de efectivo contra la variante Delta, con una pequeña caída en las cifras, si bien un reciente estudio -aún sin revisión académica- ve que esta vacuna es menos efectiva contra ese linaje.

-Oxford-AstraZeneca. Una actualización de marzo pasado sobre el análisis de los datos de sus pruebas de fase III mostró que este fármaco antiCovid tiene una efectividad del 76 por ciento contra los contagios y del 100 por ciento contra las formas graves de la enfermedad.

AstraZeneca y la Universidad de Oxford han asegurado que su efectividad general se eleva a 85 por ciento en mayores de 65 años.

Organismos sanitarios han reducido hasta el 74.6 por ciento la efectividad de esta vacuna contra variantes como la Alpha y Beta.

Además, dos recientes investigaciones, todavía en revisión, han mostrado que las dos dosis de esta vacuna son 60 por ciento eficaces contra la infección sintomática y 93 por ciento contra la hospitalización causada por la variante Delta.

-Novavax. Esta vacuna, desarrollada en Estados Unidos, aporta 90 por ciento de efectividad contra el contagio y 100 por ciento contra formas moderadas y severas del COVID-19, como comunicó en junio pasado su fabricante.

Esta compañía ha asegurado, además, que su fármaco es 93 por ciento efectivo contra las variantes de preocupación o interés, aquellas que circulan de forma masiva como la Alpha, Beta, Delta y Gamma, y del 100 por ciento contra las regulares.

-Sinopharm. Desarrollado por el Instituto de Productos Biológicos Co Ltd. de China, este fármaco ampliamente utilizado en Latinoamérica genera una eficacia del 79 por ciento contra casos sintomáticos, según sus reportes.

Un grupo de científicos de la universidad esrilanquesa de Sri Jayawardenapura informaron recientemente que la vacuna china es efectiva contra la variante Delta, luego de publicar un estudio en el repositorio medRxiv sobre su comportamiento.

Según esa investigación, “tienen un nivel similar de protección contra la infección con (las variantes) Delta y Beta”.

-Sinovac: También fabricada en China bajo el nombre comercial de CoronaVac, su efectividad ronda el 51 por ciento contra la enfermedad sintomática y el 100 por ciento en casos graves que requieran hospitalización o que conlleven la muerte.

Un estudio publicado en medRxiv por la Universidad de Chile el 2 de julio pasado asegura que esta vacuna es menos efectiva ante la variante andina o Lambda (3.05 veces), una de las cepas predominantes en Latinoamérica, y ante la Gamma y la Alpha.

-Sputnik V. A pesar de aún no ser aprobada para su uso de emergencia por la OMS, la vacuna rusa ampliamente distribuida en el mundo asegura poseer una eficacia del 97.6 por ciento contra la cepa original del coronavirus, de acuerdo con recientes estudios.

El Instituto Gamaleya de Rusia, desarrollador del fármaco, ha dicho tener evidencia de que su compuesto ofrece una protección mayor al 90 por ciento contra la variante Delta y que es igual de efectiva contra todas las variantes.