Salud

Hombres trans y personas no binarias: 8 datos sobre menstruación y salud ginecológica

El ciclo menstrual puede variar en quienes tienen tratamientos con testosterona y quienes no. Esto explica la doctora Teresa Guerrero.

La menstruación es un proceso biológico que viven las mujeres cisgénero, los hombres trans y algunas personas no binarias de manera cíclica, a lo largo de su vida.

Esta forma parte del ciclo menstrual, siendo una de cuatro fases del periodo completo, a través del cual las mujeres y personas menstruantes experimentan diversos cambios hormonales, relacionados con el aumento y la disminución, según la etapa, de hormonas como los estrógenos y la progesterona.

En este Día Internacional de la Higiene Menstrual (o Salud Menstrual), te contamos ocho datos que debes saber sobre este proceso en los hombres trans y algunas personas no binarias.


1. El periodo menstrual sin tratamiento hormonal

El sangrado ocurre igual en los hombres trans que en las mujeres cisgénero, siempre y cuando ellos no tengan ningún problema de salud que condicione su ciclo, explicó la ginecóloga Teresa Guerrero, en entrevista para El Financiero.

“En el caso de hombres trans y personas no binarias que no están bajo un tratamiento de sustitución hormonal, específicamente del tratamiento con testosterona, van a presentar un ciclo menstrual cada mes como el caso de las mujeres cisgénero”, dijo.

2.¿Qué pasa cuando hay tratamiento con testosterona?

En el caso de que sí estén en un tratamiento hormonal, la menstruación puede desaparecer.

“Se supone que ya no (continúa), de hecho cuando platico yo con mis pacientes, bueno, una vez que entras ya a tratamiento con testosterona, la testosterona tiene una acción contraria a la acción que tiene el estrógeno, es por eso que da las características que conocemos como masculinas. Entonces al entrar un chico trans a un tratamiento con testosterona, a nivel hormonal, lo que va a ocurrir es que se va a bloquear la producción de la hormona que se llama estrógeno, y al haber este bloqueo de la hormona estrógeno, indirectamente se va a bloquear el ciclo menstrual”, detalló la especialista.


El tiempo en que tardarán entre empezar el tratamiento y dejar de menstruar dependerá de cada persona, pero se espera que esto pare en los primeros meses, añadió.

3. ¿Y si estoy en tratamiento hormonal y este se suspende?

El efecto puede no ser permanente, puntualizó la doctora Guerrero, si el tratamiento es suspendido. Por ejemplo, si la persona olvida o no puede aplicarse la dosis correspondiente de testosterona en el tiempo en que le toca, o si por alguna situación médica deben suspender la aplicación, es probable que en los meses siguientes vuelvan los ciclos mentruales.

También deben tomar en cuenta que el ovario es un órgano que tiene un ciclo de vida. Después de los 35 años de edad de una persona, comienza a bajar la función del ovario y baja la reserva ovárica (la cantidad de óvulos que estos contienen). Esto sucede en las mujeres cis, pero puede también ocurrir en otras personas menstruantes.

4. Remoción de útero: ¿qué pasa con el ciclo?

Los hombres trans que deciden hacerse una histerectomía (remoción de útero), apuntó la doctora Guerrero, suspenden por completo la menstruación.

“En el caso de que se realice una histerectomía y se remuevan también los ovarios, la llamamos histerectomía total cuando quitamos todo, en ese caso no solamente se va a quitar la menstruación, sino que vamos a cortar por completo cualquier producción hormonal que pudiera hacer el ovario”, añadió.

5. ABC: ¿a qué debería estar atento un hombre trans sobre su salud menstrual?

La doctora explicó la importancia de que las personas acudan a valoraciones ginecológicas, pues en ocasiones pueden padecer transtornos menstruales que pueden corregirse.

“¿Qué deben de vigilar? Deben de vigilar sobre todo la duración. El periodo menstrual tiene una duración promedio de 25 a 35 días. Cuando el ciclo menstrual se sale de este periodo, es decir, estoy teniendo ciclos menstruales muy cortos o muy largos, es una indicación para acudir a una valoración ginecológica”, explicó.

También cuando hay dolor discapacitante que no permite realizar actividades diarias, cuando la duración de la menstruación va más allá de entre tres a siete días, o cuanto la cantidad de sangrado es muy abundante. Por ejemplo, si cambias una toalla sanitaria cada dos o tres horas o si debes vaciar la copa menstrual más de dos veces al día.

“Mientras ellos no ingresen a una terapia de sustitución hormonal con testosterona, o si deciden no hacerlo, qye la salud de su ciclo menstrual sea lo mejor posible para además evitar la disforia que les ocurre a veces. Muchos me comentan en consulta que les es muy pesada la menstruación, por todo lo que implica tanto el proceso hormonal como personal por atraversar cada mes”, declaró.

La disforia premenstrual, que consta de cambios emocionales extremos, es otra cosa a estar atentos.

6. ¿Y la menopausia?

La ginecóloca manifestó que en México todavía se está “en pañales” respecto a las terapias hormonales, por lo que todavía no hay mucha experiencia sobre los hombres trans y la menopausia.

Ella ha tratado a dos personas en post menopausia, pero una de ellas comenzó su tratamiento con testosterona hasta después de vivir dicho proceso.

“Se cree que al estar en tratamiento con testosterona esta transición va a ser menos agresiva como el caso de una mujer cis, en el caso de ellas, porque hay un corte brusco de una producción hormonal. Y en el caso de ellos, al estar con testosterona, evitamos todos estos síntomas asociados al síndrome climatérico, los bochornos, etcétera. Entonces es interesante pero todavía estamos un poco aprendiendo sobre la marcha”, contó.

7. Salud ginecológica para hombres trans y personas no binarias

Mientras no se realicen una histerectomía, las personas deben continuar acudiendo a una revisión y hacerse estudios de Papanicolau, el cual ayuda a detectar lesiones en el cuello uterino, indicó la doctora.

Añadió que se ha visto en hombres trans en tratamiento con testosterona que esto puede disminuir el riesgo de algunas lesiones en el cuello uterino, pero esto no les exenta.

“Aunque hayan hecho su transición, que a lo mejor tengan años con testosterona, sepan la importancia de acudir a una exploración (...) Ya dependiendo de los cambios que ocurren con el tiempo de estar usando testosterona, podemos utilizar distintos tipos de estudios a veces menos invasivos para que no sea tan molesto, que no sea tan doloroso, la toma de una citología cervical”, indicó.

Esto debido a que ellos, cuando han tenido tratamiento con testosterona por tiempo prolongado, pueden tener cambios atróficos, es decir, “empiezan a hacer atrofia del área genital, puede haber atrofia de la vagina, lo cual haga que con el tiempo tengan dolor con la penetración o haya mucho dolor en una revisión ginecológica cuando ponemos un espejo vaginal”, detalló.

También subrayó la importancia de que hombres y mujeres, tanto cisgénero como trans, se vacunen contra el Virus del Papiloma Humano (VPH) para prevenir el riesgo de padecer diversos tipos de cáncer (cervicouterino, de vagina, de laringe, de pene, de ano).

8. El embarazo

La doctora Guerrero comentó que muchas veces se da por entendido que los hombres trans tienen parejas homosexuales y por ende tienen riesgo de embarazarse, pero eso no siempre sucede. “Debe quedar muy claro a la población general pero también al gremio médico que la identidad de género no tiene nada que ver con la preferencia sexual.

Sin embargo, aquellos pacientes que sean hombres trans y tengan parejas que producen espermatozoides sí presentan riesgo de embarazo.

“Las guías internacionales sobre el manejo (médico) de hombres trans nos dicen que el tratamiento con testosterona por sí solo no debe considerarse como un método anticonceptivo”, apuntó, pues un olvido en la aplicación del tratamiento es una pequeña ventana para la ovulación y el potencial embarazo.

Los hombres trans pueden acceder a opciones anticonceptivas siempre y cuando estas no contengan estrógenos (como las pastillas anticonceptivas, los parques, el anillo anticonceptivo y las inyecciones). Las opciones para ellos pueden ser la minipíldora (pastilla con progesterona), el dispositivo intrauterino (DIU) y los implantes subdérmicos.