Neil Peart: de niño malcriado a estrella de rock
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Neil Peart: de niño malcriado a estrella de rock

COMPARTIR

···
menu-trigger

Neil Peart: de niño malcriado a estrella de rock

bulletEn la escuela lo castigaban por usar sus lápices como baquetas, pero esas reprimendas vieron nacer a una leyenda de la batería.

Por Alejandro González
10/01/2020
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

El mundo de la música está de luto. Neil Peart, el legendario baterista del grupo de rock alternativo Rush, falleció el martes a los 67 años a causa de un cáncer cerebral que el canadiense sufría desde hace tres años y medio, informó Elliot Mintz, portavoz de la familia Peart.

El músico originario de Toronto fue siempre reconocido por la increíble independencia que tenía en sus cuatro extremidades, gracias a la cual pudo crear canciones que posicionaron a la agrupación canadiense como una de las más escuchadas en los años ochenta, tales como Tom Sawyer o la instrumental YYZ.

Peart creció y se formó en Saint Catharines, una ciudad ubicada en Ontario. En su pubertad, constantemente era castigado en la secundaria a la que asistía debido a que durante sus clases utilizaba sus lápices como baquetas y golpeaba su pupitre durante prolongados momentos, lo que molestaba a sus compañeros y a su profesor.

A modo de castigo por esta situación, su maestro decidió ordenarle que realizara la acción ya mencionada durante una hora completa en el salón de detención. Peart obedeció y felizmente tocó los ritmos de las canciones del disco 'Tommy', perteneciente a la banda The Who, de la cual era fiel seguidor pues su mayor influencia musical era Keith Moon, baterista del grupo británico.

Finalmente, cuando tenía 13 años sus padres le regalaron unas baquetas y un practicador. Le prometieron que, si aprendía los movimientos de manos rítmicos básicos, en un año le comprarían una batería completa.

Al joven Peart no le costó ningún trabajo cumplir con esa tarea. A los 14 años recibió su primera batería, con la que practicaba durante seis o siete horas diarias su técnica, además de tocar sus canciones preferidas de Led Zepellin, otro de sus grupos predilectos.

A los 18 años, y después de tocar con varias bandas de su localidad, Neil Peart viajó a Londres en busca de cristalizar su sueño profesional; sin embargo, no tuvo éxito.

Un año y medio después regresó a su natal en Canadá, donde un amigo suyo lo alentó para audicionar con Rush, que en ese momento se encontraba sin baterista debido a la salida de John Rutsey.

Gracias a la estupenda química que hubo en la audición entre Geddy Lee, Alex Lifeson y el propio Peart, fue como este último se enroló con la banda en 1974 y cerró su alineación definitiva, la cual no volvió a cambiar.

Con la incursión del baterista, el trío canadiense fue conocido por su estilo único y revolucionario: los sintetizadores que utilizaba Lee, sumados a la gran habilidad de Peart para combinar ritmos propios del rock, del jazz y del blues, hicieron que el grupo fuera conocido rápidamente en todo el mundo.

Una de las temporadas más difíciles para el músico fue en agosto de 1997, cuando falleció su hija Selena a causa de un accidente automovilístico. Tan solo 10 meses después, su esposa, Jacqueline Taylor, murió de cáncer.

En ese momento, Peart le comentó a los otros integrantes del grupo que consideraran seriamente su retirada, pues se enfrascó en un recorrido solitario en motocicleta por todo Estados Unidos.

Regresó en 2001 a la agrupación, luego de que contrajera matrimonio con la fotógrafa Carrie Nuttall.

Con Rush, Peart grabó alrededor de 30 álbumes, si se toman en cuenta los de estudio y los lives. Además, el grupo fue incluido en el Salón de la Fama de la Música Canadiense en 1994 y en el Salón de la Fama del Rock & Roll, ubicado en Estados Unidos, en 2013.

La fama y reconocimiento de este baterista fue tal que la marca canadiense Sabian sacó una serie de platillos con las especificaciones exactas de él.

Sumado a lo anterior, recibió en ocho ocasiones diferentes el premio a Mejor Baterista, otorgado por la publicación especializada Modern Drummer.

A Neil Peart se le conoce también por su gran afición a la lectura y a la escritura. Cuatro libros son de su autoría, incluido The Masked Rider: Cycling In West Africa, en el que detalla a profundidad las situaciones que vivió durante un viaje que hizo en Camerún en 1988.

El baterista fue una influencia fundamental para una gran cantidad de músicos reconocidos en la actualidad. Así lo demuestra Dave Grohl, líder de la banda Foo Fighters: “Su poder, precisión y composición fue incomparable. Él era llamado ‘El Profesor’ por una razón: todos aprendimos de él”.