Reflector

¿Mucha moda y poca política en la alfombra roja de los Oscar?

Las marcas de diseñadores compiten por captar la atención en la pasarela previa a la ceremonia, mientras los Premios de la Academia se esfuerzan por mantenerse apolíticos.

El desfile de modas más importante del mundo llegó a la alfombra roja el domingo en la 91 edición de los Premios de la Academia, mientras las marcas de diseñadores competían por captar la atención en un recorrido por un evento cinematográfico inusual y sin anfitriones, repleto de nuevas reglas destinadas a revertir una caída en la audiencia.

El año pasado, los Oscar se esforzaron por mantenerse apolíticos, y este año no fue la excepción. El programa previo al espectáculo seguía siendo el habitual reto de exceso 'de sastre' salpicado con pequeños guiños a la conciencia social.

En 2018, el movimiento #MeToo estaba en boca de todos cuando barrió Hollywood como un tsunami. Este año, las demandas de equidad de género y diversidad de nominados fueron prominentes de antemano, pero en la pasarela había poco más que la cinta de la Unión de Libertades Civiles Estadounidense que llevaba Constance Wu.

En todo caso, fue el vestido de esmoquin de terciopelo negro de Christian Siriano, usado por el actor y cantante Billy Porter, el que cumplió una doble función como diseño de la noche y declaración política.

Otros alabados por los críticos de la moda, tanto profesionales como aficionados, incluyeron al ya mencionado Wu con un vestido de gasa amarillo de Versace, Emilia Clarke de Game of Thrones con un brillante vestido púrpura claro de Balmain y Laura Harrier luciendo un número azul pastel de Louis Vuitton.

En lo que se refiere a las tendencias de la moda, este año la alfombra roja estaba llena de color rosa, desde un vestido fucsia vivaz usado por Gemma Chan hasta el trahje utilizado por Jason Momoa.

Hay mucho dinero en juego durante la temporada de premios. Estos eventos sirven como una plataforma importante para que las casas de diseño muestren su ropa, ya que la alfombra roja puede cimentar la credibilidad que dura todo el año.

Equipar a una celebridad de la lista A, y lograr que se vea bien, puede significar un gran avance para un diseñador joven. Para las grandes marcas, como Valentino y Armani, casi se espera que sigan siendo relevantes con las nuevas creaciones.

Durante un siglo o más, las celebridades han tenido una relación íntima con el complejo industrial de la moda.

En estos días, incluso los que figuran en la lista B y menores pueden vestirse con atuendos de 5 mil dólares y collares de 100 mil dólares sin cargo. Mientras tanto, las verdaderas superestrellas elaboran acuerdos en los que se convierten en uno de los modelos de pasarela mejor pagados del mundo, aunque solo sea por una noche.

Desde vestidos hasta joyería y maquillaje, no se pierde ninguna oportunidad. Muchas celebridades ya han pagado millones de dólares para ser voceros de las grandes marcas de moda y, por supuesto, se quedan con su marca en el gran día.

El año pasado, esta relación simbiótica se reservó para dos de los espectáculos: los Globos de Oro y los Premios BAFTA. El desfile de modas habitual fue dejado de lado para hacer una declaración contra la conducta sexual inapropiada. Todas las estrellas más grandes de Hollywood se vistieron de negro en solidaridad con #MeToo.

Sin embargo, en los Oscar, en su mayoría se trató de negocios como de costumbre.