'Jala una silla, siéntate a un lado aquí'... te voy a contar cómo fue el Unplugged de Café Tacvba
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

'Jala una silla, siéntate a un lado aquí'... te voy a contar cómo fue el Unplugged de Café Tacvba

COMPARTIR

···
menu-trigger

'Jala una silla, siéntate a un lado aquí'... te voy a contar cómo fue el Unplugged de Café Tacvba

bulletLa banda mexicana volvió a grabar un concierto acústico para MTV, que a pesar de ser en vivo tiene sus propios protocolos y exigencias.

Roberto Estrada
08/03/2019
Poco más de 2 mil personas tuvieron el privilegio de presenciar la grabación en vivo del acústico.
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Café Tacvba hizo historia al convertirse en la primera agrupación musical latinoamericana en hacer un segundo Unplugged. El escenario perfecto fue la Sala Nezahualcóyotl del Centro Cultural Universitario de la UNAM, en la Ciudad de México, donde poco más de 2 mil personas tuvieron el privilegio de presenciar la grabación en vivo del acústico.

La cita para ser testigos del evento, que marcaba también los 30 años de la banda mexicana, era originalmente a las 19:30 horas. La lluvia arreciaba a las afueras del recinto universitario, lo que retrasó el acceso a la sala. Una vez adentro del lobby, la gente pudo estar más tranquila.

Como es el caso de este tipo de eventos, la logística es algo diferente a un concierto en vivo ordinario. Era evidente que muchas personas, con brazalete en la muñeca, eran VIP; fueron los primeros en ingresar al lobby de la Sala, ocasionando la molestia de la gran mayoría.

Cortesía MTV

“No cámaras, no videos, no celulares. Si se descubre a alguien filmando o sacando alguna foto, será sacado de la sala inmediatamente”, anunciaban los organizadores, que estaban acompañados por personal de seguridad de la propia UNAM.

El acceso a la sala fue sin contratiempos. Pasaban las 8 de la noche y el foro estaba a la mitad de su capacidad, aunque a las 8:30 pm prácticamente estaban ocupadas todas las butacas. La gente comenzaba a desesperarse. El del sonido anunciaba la primera llamada, reiterando la prohibición de dispositivos móviles bajo amenaza de ser sacado de la sala.

“Goya, goya, goya, cachún cachún ra ra”, gritó un grupo de jóvenes en las partes altas del recinto. “Cállense mugrosos” o “pinches chairos”, fue la respuesta de algunas personas a la porra universitaria en un recinto de la UNAM.

A las 8:45 pm la segunda llamada ya no agradó a muchos, que comenzaron a silbar y a presionar a la producción. Se percibe que muchos de los invitados no eran fans de los tacvbos. El acceso a la zona VIP estaba restringido. Vino de honor, agua, refrescos y canapés sólo era para ellos.

Cortesía MTV

A las 9 de la noche, la presión del público era más intensa. “Tenemos algunas fallas, queremos que todo salga bien. Una disculpa por la demora, enseguida sale Café Tacvba”. El clásico silbido mexicano en las salas de cine también se hace presente.

Son las 9 de la noche con siete minutos. Café Tacvba entra a escena. Los gritos de adoración hacia la banda mexicana no se hacen esperar. Rubén Albarrán, Emmanuel del Real, Joselo y Enrique Rangel, todos de blanco y negro, se dejan querer por sus fans en esta velada musical.

De pronto me encontré viajando a gran velocidad / la atmósfera crucé y dejé de sentir la gravedad / en instantes me perdí entre tanto astro fugaz / entonces comencé a estallar…”, se escucha a plenitud El espacio, de su producción Revés/Yo soy de 1999, que junto con las luces perfectamente sincronizadas más el acompañamiento de la orquesta sinfónica, hacen que la noche sea prometedora.

Afuera llovía, pero los convidados a la velada ni lo advertían. Continuó La locomotora para más adelante escuchar el ‘himno de los chilangos’: Ya chole chango chilango / que chafa chamba te chutas / No checa andar de tacuche / y chale con la charola. La concurrencia estallaba en júbilo.

Cortesía MTV

El momento romántico de la noche, Eres, la canción compuesta por Meme, nos hace recordar los tiempos de secundaria. Los 'tacvbos' sí que saben llegar al corazón de su gente cuando interpretan el popurrí Las batallas/Rarotonga. Todos cantan, gritan, quieren levantarse de sus butacas para bailar.

A los fans no les importa las continuas interrupciones por parte de la producción de MTV, no así para los invitados villamelones, que empiezan a tener rostros de fastidio. Quiero ver, Vaivén y Muerte chiquita siguen para deleite de los convidados a este momento histórico.

"Qué delicia cuando el ser amado está cerquita", dice Albarrán. Pasaban las 10 de la noche y el repertorio siguió con Enamorada, cantada hermosamente a dúo con Catalina García. Continuó Diente de león, Eo y El Outsider, que tuvo que repetirse de nuevo para satisfacción de los fanáticos que vieron en escena al legendario músico y cantautor, David Byrne, saltar dos veces al escenario.

A las 11 de la noche el show aún continuaba, algunos -los menos- comenzaron a desocupar su butaca en busca de la salida. Desconocían que el final del concierto sería memorable. La intervención continua de la producción molestó a varios, ¿desconocían cómo es esto? En total fueron cinco temas repetidos.

Café Tacvba maravilló la noche con un ensamble musical que incluyó orquesta sinfónica, cuerdas, percusiones, orquesta oaxaqueña, marimba, vibráfono, metales, arpa, saxo, entre otros instrumentos.

Gustavo Santaolalla se une al festín 'tacvbo' con Olita de altamar y Cantito. Se ve que al dos veces ganador del Oscar le satisface mucho cantar con la agrupación mexicana. Vuelve a repetirse Cantito, Rubén vuelve a pedir disculpas y echar un platicadita.

Afuera había parado de llover. Adentro, los delirantes fanáticos querían más y más “Pa- pa-pa-pa-eo-e-oooooo”, coreaba la gente para pedir una de las clásicas de los tacvbos. El concierto grabado concluyó con Volver a comenzar, pero el público pedía más. “Pa- pa-pa-pa-eo-e-oooooo”, se escuchaba en la sala .

El show rebasaba ya las tres horas. Rubén empezó a interactuar con sus fans, ya más relajado de la presión de la grabación. “Ay, ya. ¿Quieren que les toquemos algo? “Pa- pa-pa-pa-eo-e-oooooo / Pa- pa-pa-pa-eo-e-oooooo”, volvía a corear la chilanga banda.

Yo que era un solitario bailando / Me quedé sin hablar / Mientras tú me fuiste demostrando / Que el amor es bailar… Así se despedía Café Tacvba con uno de sus clásicos temas. Los convidados de la noche al festín musical tacvbo piden más. Escuchan, saben, sienten... pero ya es historia.