'Hijo de la guerra': una historia para comprender el origen de la violencia en nuestra generación
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

'Hijo de la guerra': una historia para comprender el origen de la violencia en nuestra generación

COMPARTIR

···
menu-trigger

'Hijo de la guerra': una historia para comprender el origen de la violencia en nuestra generación

bulletRicardo Raphael contó en entrevista con Adela Micha cuál fue el proceso para su libro en el que entrevistó a un preso durante un año y aborda el tema de la violencia en el país.

Redacción
11/12/2019
Actualización 11/12/2019 - 22:57
Adela Micha entrevista al escritor Ricardo Raphael.
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Ricardo Raphael, autor de ‘Hijo de la Guerra’, contó cómo fue el proceso para escribir este libro, el cual se basó en el diálogo que tuvo con un preso a lo largo de un año.

El libro, que aborda el tema de la violencia en el país, relata la relación entre un periodista y un preso que afirma ser fundador de la organización de ‘Los Zetas’.

En entrevista para el programa En EF y Por Adela de El Financiero Bloomberg, Raphael señaló que esta historia surgió de “la insatisfacción por las lecturas que no tenemos todavía para comprender el origen de esta violencia de nuestra generación, 300 mil muertos y 60 mil desaparecidos se dice rápido, pero seguimos sin entender qué está pasando, y luego pasa el evento de Culiacán y sigue habiendo lecturas que más bien acumulan mentiras que verdades”.

El autor relató que se enteró que había un supuesto fundador de Los Zetas en una prisión común y acudió a la misma para entrevistarlo todos los miércoles desde marzo 2015 hasta junio del 2016, cuando el imputado ya se encontraba en libertad.

El también analista política dijo que en su libro plasmó lo que ocurre cuando dos individuos de universos aparentemente distintos se topan para tener un lenguaje común, y detalló que frases del exreo como: ‘un clavo en el coche’ eran totalmente desconocidas para él.

"Para mí fue como aprender un idioma nuevo, además el cómo acercarme a él y ese juego está en tensión en la narración", apuntó.

Por otro lado, hace una analogía con los físicos, y que en su relación con el entonces preso tuvo que ir del macrocosmos al microcosmos para poder adentrarse en la coyuntura.

Refirió que cuando el periodista (es decir, él mismo) está hablando hay verdad, pero cuando habla el 'Z9', quien había sido dado por muerto en 2015, es ficción: "pues yo no puedo hablar con sus amigos zetas entonces es una novela cuando habla el 'Z9' y no ficción cuando hablo yo".