Festival de Cine de San Sebastián abre con la mirada puesta en nuevos talentos
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Festival de Cine de San Sebastián abre con la mirada puesta en nuevos talentos

COMPARTIR

···

Festival de Cine de San Sebastián abre con la mirada puesta en nuevos talentos

'Blackbird', que aborda el debate sobre la eutanasia, inauguró este viernes la edición 67 del festival de cine español.

AP
20/09/2019
Este año el Festival de Cine de San Sebastián tiene el objetivo de consolidar su imagen como cita de nuevos talentos.
Al registrarte estás aceptando elaviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

SAN SEBASTIÁN, España.- Blackbird, protagonizada por Susan Sarandon, Kate Winslet y Mia Wasikowska, inauguró este viernes la edición 67 del Festival de Cine de San Sebastián.

La película, que aborda el debate sobre la eutanasia, es un remake del filme danés de 2014 Silent Heart (Corazón silencioso), sobre una madre con una enfermedad terminal que organiza una última reunión con su familia antes de su muerte.

En esta versión dirigida por Roger Michell, Sarandon encarna a la protagonista, Winslet y Wasikowska a sus hijas y Sam Neill a su marido. El propósito de la madre de poner fin a su vida destapa viejas rencillas familiares y, al mismo tiempo, redescubre el amor existente entre todos ellos.

Neill y Michell desfilaron por la alfombra roja de San Sebastián, pero la estrella más aclamada fue la actriz Kristen Stewart, quien llegó a la ciudad vasca para presentar la cinta sobre la recordada actriz de la Nueva Ola francesa Jean Seberg, Seberg.

En rueda de prensa, Stewart elogió la "luminosidad" de este icono, a quien calificó de "impulsiva, atrevida y honesta".

"Una de las cosas maravillosas de ser actriz es meterte dentro de un personaje y perderte en él", dijo Stewart, que no evadió asuntos relativos a la realidad de Estados Unidos como la igualdad, el cambio climático o el control de armas. “Son cosas que me duelen y por las que me gustaría hacer algo”.

Benedict Andrews, director del filme que se estrenó en el Festival de Cine de Venecia, lamentó los "ataques" del gobierno estadounidense y el FBI a la intérprete a finales de la década de 1960: "Fue un ejemplo de como un estado puede emplear su maquinaria de vigilancia para destruir la trayectoria de una activista", dijo.

Este año el Festival de Cine de San Sebastián tiene el objetivo de consolidar su imagen como cita de nuevos talentos, y una importante presencia de películas dirigidas y/o protagonizadas por mujeres.

Con Venecia como el festival europeo predilecto del cine estadounidense y Cannes como un evento más centrado en directores consagrados, San Sebastián busca asentar su espacio como difusor de nuevas propuestas. Cinco de las películas en competencia son primeras o segundas obras de sus directores y entre ellas se destacan la ópera prima del mexicano David Zonana "Mano de obra", recibida con buenas críticas en Toronto, y el debut de la española Belén Funes con "La hija de un ladrón".

La mirada femenina impregna gran parte de la programación, con películas que se adentran en las realidades particulares de sus protagonistas.

En la sección oficial están Proxima de la francesa Alice Winocour, con Eva Green como una astronauta con una difícil relación con su hija; así como Rocks de la británica Sarah Gavron, que describe el mundo de una adolescente de Londres.

En la sección Perlas, que recoge una selección de lo más destacado de los últimos festivales europeos, se incluye Seberg, protagonizada por Kristen Stewart, la primera de las grandes estrellas que pasan por esta edición del evento. La actriz estadounidense se pone en la piel de Jean Seberg, icono de la Nueva Ola francesa de los 60 y sometida a espionaje por el FBI por su relación con el activista Hakim Jamal.

Como en años pasados, el cine latinoamericano contará nuevamente con una destacada presencia. La sección Horizontes Latinos incluye películas de diversos orígenes, muchas de ellas concebidas como incisivas crónicas de la realidad política y social de la región.

El director guatemalteco Jayro Bustamante presenta no una sino dos películas: Temblores, sobre un cristiano evangélico ortodoxo cuyo mundo se quiebra cuando se enamora de otro hombre; y La llorona, que tuvo su estreno mundial en Venecia y que aborda las tareas aún pendientes ante las consecuencias que dejó el conflicto armado de su país.

También llegan Chicuarotes, dirigida por el actor mexicano Gael García Bernal y ambientada en el mundo criminal de la Ciudad de México, y La ola verde, un documental del argentino Juan Solanas sobre la lucha por la legalización del aborto en esa nación.

Con mucho interés se esperan las nuevas propuestas del estadounidense James Franco y, sobre todo, del chileno-español Alejandro Amenábar.

Del primero está Zeroville, que sigue a un joven actor que llega a Hollywood en 1969 durante un periodo de transición en la industria. Del segundo, Mientras dure la guerra, que presenta la angustiosa visión de la Guerra Civil española a través de los ojos del filósofo vasco Miguel de Unamuno.

La sección Perlas también incluirá los trabajos más recientes del estadounidense Casey Affleck (Light of My Life), el chileno Pablo Larraín (Ema) y los franceses Olivier Nakache y Éric Toledano (The Specials).

Los Premios Donostia, que reconocen la trayectoria cinematográfica de diversas personalidades, recae en esta edición en Penélope Cruz, Donald Sutherland y Costa Gavras.

El jurado del festival, que concluye el sábado con la entrega de premios, está encabezado por el director irlandés Neil Jordan y cuenta con la actriz argentina Mercedes Morán y el productor mexicano Pablo Cruz.