Enigmática y soñadora, Skott llega por primera vez al Vive Latino
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Enigmática y soñadora, Skott llega por primera vez al Vive Latino

COMPARTIR

···
menu-trigger

Enigmática y soñadora, Skott llega por primera vez al Vive Latino

bulletLa compositora y cantante sueca se presentará este 14 y 15 de marzo en el Vive Latino.

Rocío Román
13/03/2020
Su amor por la música inició cuando conoció el mundo de los videojuegos
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Su amor por los videojuegos fue como un flechazo directo al corazón. Es enigmática. En un principio, solo componía bandas sonoras y cantaba en la ducha. ¿Pensar en un escenario? No, solo sabía que quería hacer música. Ella es Pauline Skott, la cantante sueca que viene a darle una dosis de pop progresivo al Vive Latino 2020.

Darle vida a sus composiciones con su propia voz era algo que no estaba dentro de sus planes. El escenario le impone y los nervios no han cesado, pero eso no ha sido un impedimento para darle forma a su pasión.

“Poder tener una idea en mi cabeza. Transformarla en música, producirla y luego terminar en uno de los escenarios de México para poder tocar la canción que escribiste desde el principio es realmente genial. No lo cambiaría. Estoy realmente feliz de haberme convertido en una artista en lugar de seguir siendo compositora”, cuenta Skott, quien solo utiliza su apellido como su nombre artístico.

La cantante creció en la comunidad Vikarbyn, ubicada en una provincia sueca, caracterizada por su música folk. Huella de ello es que aprendió a tocar el violín en su infancia. En aquel tiempo creía que sería científica o ingeniera.

“Soy parte de una familia trabajadora con trabajos adecuados, así que realmente no me atreví a soñar con tener una carrera musical exitosa porque se suponía que debía tener un trabajo formal. Por eso, probablemente pensé que debía convertirme en ingeniera porque quería enorgullecer a mi padre”, recuerda.

Sin embargo, su delirio por los videojuegos y las bandas sonoras empezó hasta que se mudó a Estocolmo en su adolescencia para estudiar. Su mundo cambió por completo.

“Comencé a soñar con algún día tal vez componer mi propia música para videojuegos. Descargué un programa y aprendí a producir música instrumental de 8 bits que suena como una especie de música de videojuego”, comenta Skott, “lo hice como un pasatiempo durante muchos años y eso fue antes de que comenzara a cantar”.

Cuando eres compositor tienes que dejar que el artista, no puedes controlar todos los cambios que se harán en tu música"
Pauline Skott

Después de un tiempo, Pauline se familiarizó con la música comercial. Relata que una de sus influencias fue Muse. Pero, la verdadera clave para que ella explotara su voz fue el piano. Le resultó una mejor compañía al momento de entonar.

Skott no conocía a nadie en la ciudad y mucho menos en la industria musical. Su hogar era un lugar remoto para muchos. A pesar de ello, el destino tocó a su puerta. Mientras realizaba sus estudios en producción y composición en un instituto al Norte de Suecia, una compañía fue a escuchar a los alumnos que trabajan en sus proyectos, entre ellos se encontraba Pauline. La contrataron como compositora, era nada más y nada menos que la multinacional japonesa Sony.

A Pauline Skott le enorgullece poder compartir su música. Lo disfruta con todo su ser. Se pierde y eso le quita los nervios. Posee la determinación necesaria y una energía extraordinaria para sacarle jugo a la vida, pues aún tiene muchos anhelos, como el colaborar con el cantautor y productor musical británico Labrinth y el compositor sueco Max Martin. Seguro lo logrará. Habrá que seguirle la pista.

“Me he vuelto completamente independiente, ahora que he hecho mi propia compañía discográfica, así que son tiempos muy emocionantes”, concluye.