¿Cuáles son los retos que enfrenta la inclusión en Hollywood?
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

¿Cuáles son los retos que enfrenta la inclusión en Hollywood?

COMPARTIR

···
menu-trigger

¿Cuáles son los retos que enfrenta la inclusión en Hollywood?

bulletCada vez más actores se han sumado a la cláusula de inclusión, con la cual pueden exigir mayor diversidad en el reparto de una película.

bulletSin embargo, los jefes de los estudios de Hollywood aún se mantienen en gran medida en silencio.

Bloomberg Por Anousha Sakoui y Jordyn Holman
15/03/2018
Actualización 15/03/2018 - 20:33
Hollywood se enfrenta ahora a la tendencia de la cláusula de inclusión
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

De vez en cuando en Hollywood, un actor secundario se eleva a la fama repentina. Y luego, igual de rápido, desaparece nuevamente en la oscuridad. Los fanáticos de la última sensación instantánea de la meca del cine, la cláusula de inclusión, esperan poder resistir la tendencia y darle un papel protagonista en cine y televisión en los próximos años.

A principios de marzo, después de ganar un Oscar a la mejor actriz, Frances McDormand subió al escenario en el Dolby Theater y protagonizó un inesperado reconocimiento a la cláusula de inclusión, una cláusula contractual relativamente nueva por la cual los actores principales pueden exigir puntos de referencia de diversidad en el reparto y equipo de un film.

Stacy Smith, directora de la Annenberg Inclusion Initiative en la Universidad del Sur de California, tuvo la idea en 2014, convencida de que la adopción generalizada de la inclusión aumentaría drásticamente los roles de las mujeres, las personas de color, los discapacitados y las personas LGBTQ.

"Si las tres principales agencias hicieran esto, Hollywood literalmente cambiaría en muy poco tiempo", dijo Smith en una entrevista.

Después del reconocimiento de McDormand ante 26.5 millones de televidentes, esta cláusula ha obtenido el apoyo de la comunidad de actores. Al mismo tiempo, aquellos en la primera línea de las negociaciones contractuales de Hollywood cuestionan su viabilidad. Hasta la fecha, los jefes de los estudios de Hollywood se mantienen en gran medida en silencio.

Actores comprometidos

Nada de eso ha disminuido el creciente entusiasmo de los seguidores de la tendencia.

El 5 de marzo, la actriz Brie Larson tuiteó que está "comprometida" con la cláusula de la inclusión y alentó a otros a unirse a ella. Sus proyectos incluyen el papel principal en Captain Marvel, una superproducción de superhéroes de gran presupuesto que realiza Walt Disney Co. El sindicato que representa a unos 160.000 actores de cine y televisión, periodistas y personalidades de la radio también expresó su apoyo.

Y Endeavor Content, que ayuda a financiar películas y programas de televisión independientes, dijo que adoptará cláusulas de inclusión y alentará a las compañías con las que trabaja a que lo hagan también, según Graham Taylor, el copresidente. Su jefe, el máximo responsable de Endeavor, Ari Emanuel, dijo en un memorando esta semana que los agentes de talentos de la compañía deben ofrecer a sus clientes la opción de agregar la cláusula.

"Filosóficamente, la gente está a favor de ella", dijo Taylor. "Esto es lo correcto".

En la práctica, sin embargo, las cláusulas de inclusión pueden enfrentar obstáculos comerciales y legales. Y no abordan la desigualdad salarial, como el salario más bajo que obtuvo Claire Foy en la serie de Netflix The Crown, en comparación con su coprotagonista, Matt Smith.

El último estudio de Smith, de la Annenberg Inclusion Initiative, publicado en enero, concluyó que las mujeres siguen estando subrepresentadas en Hollywood. Solo el 4 por ciento de los directores fueron mujeres en promedio en los últimos 11 años. Las mujeres pertenecientes a minorías son aun más raras. Estudios anteriores han demostrado que, durante aproximadamente una década, la proporción de mujeres con papeles que incluían intervenciones habladas en el cine ha rondado el 30 por ciento.