'Capitana Marvel': no tiene que probar nada... ¿o sí?
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

'Capitana Marvel': no tiene que probar nada... ¿o sí?

COMPARTIR

···
menu-trigger

'Capitana Marvel': no tiene que probar nada... ¿o sí?

bulletLa película protagonizada por Brie Larson, pese a sus fallas, resulta un parteaguas en la filmografía de Marvel.

Eldaa García
09/03/2019
'Capitana Marvel' se estrenó este fin de semana.
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

En una de las escenas culminantes de Capitana Marvel, uno de los personajes reta justamente a la capitana a pelear sin dejarse abrumar por sus emociones; antes de que termine la frase, ésta ya le soltó dos golpes: una tremenda descarga de fotones y una frase lapidaria: "no tengo que probarte nada". Si hubiera que resumir la cinta en una sola frase, sería ésta.

La más reciente cinta de Marvel, protagonizada por Brie Larson, Samuel L. Jackson y Jude Law fue estrenada este viernes, para estar a tono con el Día Internacional de la Mujer y no podía hacer generado reacciones más encontradas.

La acción se sitúa en 1995 con la capitana Vers en el planeta Hala, capital del Imperio Kree, el cual sostiene una guerra contra los Skrulls, quienes de una u otra manera huyen a la Tierra con Vers dándoles caza; ahí es donde ella hallará el sentido de sus extraños sueños y recuerdos que la han acompañado en los últimos seis años para descubrir que antes tenía una vida como Carol Danvers, piloto de combate de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos.

La película se sostiene pese a sus evidentes intentos de autosabotaje, como un Jude Law tieso y acartonado, un inicio y mitad un tanto confusos para los no familiarizados con el Universo Marvel, un Samuel L. Jackson que permanentemente está pegado a Danvers, que más allá del polémico "no sonríe", parece que recita sus diálogos y no sabemos si es por el trasfondo del personaje o por un limitado rango actoral.

Y aun con eso, Capitana Marvel logra ser una no la mejor, pero sí una buena película de Marvel; aunque su personaje está cargado de solemnidad hay momentos de risa, giros de tuerca bien armados y sorprendentes, una química inegable entre Larson y Jackson, un gato que por poco se lleva la cinta y una historia que, aunque pudo haber salido mejor, seguramente cambiará el juego para futuras cintas de superhéroes.

Sin embargo, una cosa es el cine y otra la vida real. El filme que celebra y promueve el empoderamiento femenino con un personaje recio cuyo leitmotiv es el precisamente "no tengo nada qué probarte", lo primero que hace ante la polémica desatada por Brie Larson/Carol Danvers de que "no sonríe" es exactamente lo opuesto: inició una campaña para probar que la actriz no está obligada a sonreír, a ser igual que los super héroes hombres y a que tiene la fuerza y la aptitud necesaria para interpretar a una piloto. Entonces, Disney y Marvel, ¿en qué quedamos? ¿vas a dejar que Capitana Marvel calle las bocas de quien tenga que callarlas o vas a estar detrás de ella cuidándole los pasos como marido celoso incapaz de confiar en ella?