Urge una vez más el INE al Congreso para que concreten acuerdos
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Urge una vez más el INE al Congreso para que concreten acuerdos

COMPARTIR

···
menu-trigger
Política

Urge una vez más el INE al Congreso para que concreten acuerdos

bulletLos consejeros electorales se mostraron preocupados por la demora; sin nuevas reglas seguirá vigente el Cofipe. Hay un plazo límite, 90 días antes de que inicie el proceso electoral federal y es apremiante precisar la certeza, legalidad e imparcialidad de los comicios.

Angelle Hernández
09/05/2014
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

CIUDAD DE MÉXICO. Aunque descartaron que estén en riesgo las elecciones federales del 2015, los consejeros del Instituto Nacional Electoral externaron su preocupación porque aún no hay dictamen ni una petición formal para realizar un periodo extraordinario en el Congreso para aprobar las leyes reglamentarias de la reforma político-electoral.

Por ello, hicieron un “respetuoso llamado” a los legisladores para que logren los consensos necesarios para que la autoridad electoral cuente lo antes posible con una legislación secundaria que permita desplegar el conjunto de esfuerzos tanto en la emisión de reglamentos, como en el afinamiento de los procesos para que las elecciones del próximo año lleguen a “buen puerto”.

En conferencia de prensa, el presidente del INE, Lorenzo Cordova Vianello, advirtió que a nadie le conviene un contexto en el que las atribuciones, las actuaciones de la autoridad electoral sean producto de “interpretaciones que no necesariamente son uniformes, porque eso genera autoridades discrecionales”.

,,

En donde hay discrecionalidad existe falta de certeza” alertó.
Córdova Vianello aseguró que desde hace semanas el instituto ha venido desplegando actividades preparatorias del proceso electoral 2014-2015, sin embargo, indicó que para lograrlo se necesita un marco normativo.

Mencionó que resulta necesario que se precisen “los supuestos” para ejercer la facultad de asumir, legar o atraer funciones o asuntos en los procesos locales electorales.

Definir los tiempos y modalidades para la designación de los consejeros locales de los organismos públicos locales electorales; la aplicación de la fiscalización; la organización de los proceso internos de los partidos políticos; la aplicación del nuevo sistema de nulidades; las modalidades de la capacitación electoral de todos los procesos electorales; las reglas que aplican a las candidaturas independientes; las características del Servicio Profesional Electoral Nacional; además de la definición de las competencias en materia de educación cívica.

“Entre muchas otras disposiciones que requieren ser precisadas para que la certeza y la legalidad, así como la imparcialidad de nuestras selecciones siga siendo un ancla de estabilidad política” afirmó.

Recordó también a los legisladores que el plazo dispuesto en el Artículo 105 constitucional prohíbe la modificación de las normas electorales fundamentales a partir de los 90 días previos al inicio de los procesos electorales.

De no haber reglas el consejero presidente sostuvo que el INE se regirá con base en el Código Federal de Instituciones y Procedimientos Electorales (Cofipe) vigente, pero consideró que este escenario no es el deseable pues debe hacer una normatividad electoral “en plena consonancia con el diseño constitucional que sea firme, definitiva y conocida por todos es una condición para la certeza que requieren los ciudadanos, los propios actores políticos y las autoridades electorales del país de cara a los próximos comicios”.

“Hoy aún estamos a tiempo” confió Cordova.

“¿Las elecciones de 2015 están en riesgo? No, no lo están, pero creemos, estamos convencidos que entre mejores sean las condiciones normativas y de actuación de la autoridad electoral mayor será la certeza y de todos los actores de las autoridades, de los partidos, de los candidatos, de los mismos ciudadanos, y consecuentemente, mayor será la credibilidad que se derive de las propias elecciones”.