Funcionarios confirman que no hubo daños por sismo
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Funcionarios confirman que no hubo daños por sismo

COMPARTIR

···
Política

Funcionarios confirman que no hubo daños por sismo

16/06/2013
Al registrarte estás aceptando elaviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

 
Notimex
 
El secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, confirmó en su cuenta de Twitter @osoriochong, que no hubo daños luego del sismo de 5.8 grados Richter que sacudió la madrugada de este domingo al Distrito Federal.

A su vez, el director de la Comisión Nacional del Agua, David Korenfeld, utilizó la misma vía para confirmar que la infraestructura hidráulica ubicada en la zona del epicentro y donde se sintió el temblor, tampoco sufrió daños.

Minutos después del fenómeno, el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong escribió: "sismo de magnitud 6.0 localizado a 24 kilómetros al sureste de ciudad Huitzuco Guerrero. Hasta el momento no se reportan daños".

Incluso, ya cerca de las 2:00 horas de este domingo, envió un nuevo mensaje, donde señaló "alerta sísmica para el DF en estos momentos".

Y, minutos después, otro más, donde señaló: "les comento que la alerta sísmica tuvo un desfase en línea; no hubo réplicas del sismo".

A su vez, en su propia cuenta, el director de la Comisión Nacional del Agua, David Korenfeld, @David_Korenfeld, informó momentos después del sismo que "se inicia protocolo de verificación de la infraestructura hidráulica por sismo".

Más tarde, indicó: "el reporte preliminar de la revisión de las presas en la cuenca del Balsas, sitio de origen del sismo, es sin novedad".

En redes sociales, circularon numerosos mensajes de ciudadanos, cuya coincidencia fue que el fenómeno se sintió mucho más fuerte que 5.8 grados.

Inclusive, los reportes radiofónicos coincidían en que el sismo se sintió muy fuerte en zonas donde habitualmente los temblores son casi imperceptibles.

En la colonia Doctores, de la ciudad de México, la mayoría de los vecinos salieron de sus casas durante e inmediatamente después del sismo. Muchos llevaban a sus niños en brazos, envueltos en cobijas o chamarras.

Algunos de los niños estaban adormilados y más bien molestos por haber sido sacados de sus camas, mientras los padres miraban con preocupación los edificios, para estar seguros de que no hubieran sufrido daños, antes de entrar de nuevo.