Península de Yucatán, en riesgo de incendios por aire seco e inestable
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Península de Yucatán, en riesgo de incendios por aire seco e inestable

COMPARTIR

···
menu-trigger

Península de Yucatán, en riesgo de incendios por aire seco e inestable

bulletCampeche y el oeste de Yucatán tienen zonas de alto riesgo que permiten que siniestros se propaguen con facilidad.

bulletDurante 2018 resultaron afectadas mil 850 hectáreas, sobre todo por utilizar fuego de forma indebida.

EF Península Carlos Orta
01/03/2019
Actualización 01/03/2019 - 10:07
En 2017 un incendio forestal consumió mil 500 hectáreas en la zona de Calakmul en Campeche.
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Las condiciones atmosféricas actuales de la Península de Yucatán incrementan el riesgo de propagación de incendios, principalmente en la región occidente de Yucatán y el oriente y sur del estado de Campeche.

La medición, realizada utilizando el Índice Haines, muestra que debido a las condiciones del aire, seco sobre las zonas de mayor riesgo, aunado a otras variables, permite saber que en caso de presentarse un incendio sobre esas regiones, este puede propagarse fácilmente.

Juan Antonio Palma, meteorólogo yucateco, dijo que este índice no mide el peligro de que una zona sufra incendios, sino el peligro que se corre de que en caso de que un fuego se inicie de manera natural o provocada se propague con mucha mayor facilidad.

“Lo que se mide es el potencial de que el incendio se vuelva más intenso aunque sea por quemas controladas”, dice Palma, quien asegura que durante este mes de marzo se inicia con estas quemas que se hacen previo a la temporada de siembra en el campo.

Según el mapa del día 28 de febrero, el mayor riesgo de que un siniestro se agrave está en el área de Campeche, prácticamente en todo el territorio, seguido por Tabasco.

La parte oeste y algunos puntos cercanos a la costa del estado de Yucatán también tienen un riesgo alto de tener problemas.

“Este pronóstico se basa en observaciones meteorológicas, no se basa en que haya sequía”, aclaró el meteorólogo que dijo que la observación se realiza de manera diaria.

Palma dijo que de cambiar las condiciones atmosféricas o de presentarse lluvias durante las semanas previas a la llegada de la primavera, los riesgos disminuyen de manera importante, pero el monitoreo diario será clave para saber si es seguro o no realizar quemas en áreas rurales durante estas fechas.

El pasado lunes se realizó la primera sesión ordinaria del Comité Estatal de Prevención y Combate de Incendios, en la que se dio a conocer el calendario de quemas, así como las estrategias y acciones que concretaron representantes de 12 dependencias federales y estatales, junto con seis invitados permanentes de la sociedad civil.

Jorge Díaz Loeza, titular de la Secretaría de Desarrollo Rural (Seder), explicó que dicho cronograma se modificó por primera vez en más de 10 años y se estableció de acuerdo con el sector productivo del estado, con el objetivo de reducir las posibles afectaciones.

En el calendario, que abarca del 1 de marzo al 31 de mayo, se ilustra las incidencias de puntos de calor para brindar una mejor atención. En este sentido, se dividió a la entidad en tres zonas, según las actividades que en ellas se realizan: la primera, de milpa tradicional, abarca 30 municipios; la segunda, ganadera y henequenera, 63, y por último, la agrícola y citrícola, con 13.

El gerente estatal de la Comisión Nacional Forestal (Conafor), Gonzalo Javier Novelo Quijano, informó que resultaron afectadas mil 850 hectáreas en 2018, sobre todo por utilizar fuego de formas indebidas.