Parteras mayas atienden a 17 mil mujeres al año en Yucatán
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Parteras mayas atienden a 17 mil mujeres al año en Yucatán

COMPARTIR

···

Parteras mayas atienden a 17 mil mujeres al año en Yucatán

En la entidad existen 179 parteras que reciben capacitaciones del IMSS una vez al mes y ayudan a mujeres a conocer sobre la planificación familiar.

EF Península Andrea Durazzo
05/09/2019
Actualización 05/09/2019 - 9:41
Doña Bartola 'soba' a mujer de 21 años.
Al registrarte estás aceptando elaviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Cada año, 179 parteras mayas atienden a más de 17 mil mujeres en Yucatán en municipios rurales, desde los primeros meses hasta el momento del nacimiento, entonces acompañan a las madres a los centros de salud.

La labor de las parteras mayas se trata de una tradición milenaria, la cual alguna vez fue la de asistir a las mujeres en el momento del parto; sin embargo en la actualidad es casi exclusivamente el acompañamiento durante el embarazo.

Las mujeres de localidades rurales 'soban' a sus clientas para aliviar sus dolores de espalda, acomodar la posición de los bebés y estar con ellas durante el nacimiento en un hospital.

En Izamal existen cuatro mujeres que realizan estas labores desde hace más de 60 años. Ahora se han actualizado con el apoyo de la medicina moderna, a través del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS). Las parteras reciben capacitaciones una vez al mes y con esta labor en conjunto tienen un saldo de ninguna muerte materna en cinco años.

De acuerdo con clientas de María Bartola Moreno, partera de esta localidad, esta tradición sigue viva en Izamal, en donde cada vez que una mujer se embaraza, sus madres, tías y abuelas las llevan a que las 'soben' y les digan cómo va moviéndose su bebé. La única diferencia con las generaciones pasadas, es que ahora también acuden a citas con médicos.

Las pobladoras de este municipio van a que las 'soben' una vez al mes, lo cual evitará que requieran de un parto a través de cesárea. Eder Camino Yam Duarte, médico encargado de la dirección del hospital de Izamal, reconoció que aunque no hay una relación comprobable entre el parto natural y la labor de las parteras, sí hay beneficios desde menos complicaciones en la vejiga, hasta la disminución de dolores de espalda y otras molestias que el embarazo genera.

"Lo que ellas (las parteras) hacen funciona, les funciona, les disminuye molestias. Sí hay un beneficio claro y es un momento de oportunidad para que la partera les dé información, las oriente, las aconseje sobre el momento del desenlace", declaró Yam Duarte.

Las parteras soban el estómago y piernas de las mujeres.
Las parteras soban el estómago y piernas de las mujeres.Cortesía.

El médico mencionó que en esta localidad, las cuatro mujeres dedicadas a estos trabajos son de la tercera edad, por lo que hace unos tres años empezaron a impulsar la enseñanza de este oficio a las nuevas generaciones. Ahora, María aprende a 'sobar' a mujeres embarazadas bajo la tutela de su madre, doña Bartola, para continuar con esta tradición milenaria.

"Ella me lo dijo, 'tienes que aprenderlo hija', me dice 'yo sí lo hago hace tiempo, y para que no se pierda la tradición, pues sigues tú'", mencionó Juana María Chuc Moreno.

Doña Bartola es partera desde los 15 años y continúa siéndolo hasta hoy, a sus 80 años. Aprendió el oficio observando y también hace otros trabajos como aliviar dolores musculares. Su labor es conocida a lo largo de las localidades cercanas, por lo que mujeres viajan hasta Izamal para ser atendidas por por ella, o bien, doña Bartola va a los municipios de sus clientas.

"A mí me daba un poco de dolor en mi vientre y de todo, y pues me recomendaron a doña Bartola. Muchos la conocen acá en Izamal y vine, le pregunté por qué me da el dolor y me empezó a checar y me dijo que porque estaba bajo mi bebé (...) lo acomodó y de todo, y me ayudó bastante porque me dejó de doler", expresó Alondra de Jesús Rodríguez Albornoz de 21 años, que ya espera a su segundo hijo y regresó con la famosa partera.

Rodríguez Albornoz también mencionó que todas las mujeres de su familia han acudido con la misma partera.

María Cristina Pech Montejo, de 24 años, es otra clienta de doña Bartola. Este es su tercer embarazo y ha sido el más complicado, señaló. Esto lo atribuye a que ahora trabaja en una maquiladora y permanece sentada hasta 11 horas diarias, por lo que los dolores de espalda son "insoportables"; sin embargo, mencionó que ir a que la 'soben' ha hecho que estos dolores disminuyan y pueda dormir sin molestias.

En Yucatán existen 179 parteras y se mantiene esta cifra, ya que las técnicas son heredadas a sus hijas. Cada una atiende a alrededor de 100 mujeres al año y todas trabajan con el programa de Bienestar del IMSS, el cual tiene colaboración con parteras en 21 estados de la República. Este programa inició en la entidad hace más de 30 años y en Izamal hace unos 24.

Las parteras modernas ahora no sólo acompañan a las embarazadas, sino que también dan capacitaciones de planificación familiar, así como brindan diferentes métodos anticonceptivos a las mujeres de sus localidades.

Según las clientas y mujeres de la familia de doña Bartola, esta tradición no acabará pronto, pues tanto las embarazadas como el resto de las pobladoras siguen creyendo en la importancia de recibir estos masajes y de aprender cómo realizarlos.

Además de las capacitaciones, las parteras reciben 500 pesos mensuales para atender a sus clientas y acudir a los centros de salud, mientras que voluntarios del programa Bienestar hacen un registro bimestral del trabajo que realizan.