menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Este invento hace que puedas beberte el mar... o al menos un trago

COMPARTIR

···
menu-trigger

Este invento hace que puedas beberte el mar... o al menos un trago

bulletMarco Antonio Barba Sánchez creó 'Bermuda', un purificador de agua de mar para ayudar a los pescadores, busca inversores para su proyecto.

EF Península
24/10/2018
Este aparato permite purificar el agua de mar.
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Pensando en los riesgos a los que se enfrentan los pescadores, Marco Antonio Barba Sánchez diseñó un prototipo de purificador de agua de mar capaz de salvar la vida de miles de pescadores que arriesgan su vida para conseguir su sustento.

Este proyecto nació de los constantes viajes que ha realizado Barba por México y Centroamérica, donde observó la carencia de equipo necesario para la actividad pesquera y los riesgos a los que están expuestos los pescadores como los naufragios.

“Bermuda” actúa gracias a un proceso de destilación por evaporación y condensación del agua que se logra a partir del control de la presión en el interior del purificador. Inspirado por el funcionamiento de las ollas a presión, este purificador puede contener hasta siete litros de agua.

Al llenarse, el purificador evapora el agua debido a la exposición al sol y a la presión generada dentro del dispositivo. Bermuda está elaborada de aluminio y plástico para concentrar más el calor.

“Se puede obtener entre un 30-60 por ciento del agua, esto quiere decir entre dos y tres litros. No es necesariamente eso (siete litros) porque funciona con el sol (…) pero lo que el humano necesita para poder sobrevivir a diario sería medio litro”, comentó Barba Sánchez, egresado de la Universidad Anáhuac Mayab en Yucatán.

Placeholder block
Marco Antonio Barba Sánchez, creador de “Bermuda”, purificador de agua de mar.Andrea Muñoz

A diferencia de otros purificadores de grandes dimensiones, Bermuda es de un tamaño compacto y su costo de producción es considerablemente menor debido a los materiales que utiliza.

El proyecto fue ideado a través de un método de innovación llamado Desing Thinking que se enfoca en el diseño industrial a través de varias metodologías que se encaminan en identificar necesidades y obtener soluciones a estas situaciones.

Este prototipo ha sido galardonado en múltiples ocasiones y recientemente fue premiado con el James Dyson Award a nivel nacional, un concurso de diseño internacional organizado por la fundación que lleva el mismo nombre cuyo objetivo es impulsar el trabajo de los nuevos ingenieros.

Sobre los concursos de diseño, el creador de “Bermuda” considera que son herramientas importantes para dirigir los proyectos de emprendimiento. Sin embargo, “mucha gente no confía en ellos o mucha gente cree que su proyecto no es lo suficiente para ello, pero creo que no debemos tener miedo a eso sino meterle más a nuestros proyectos”, añadió.

Aunque “Bermuda” ha resultado ser ganador de premios nacionales e internacionales, su creador reconoce que ha tenido muchos problemas para captar inversionistas. Sánchez comenta que necesita entre 3 y 5 millones de pesos para poder producir el prototipo y comercializarlo.

“Hay planes para continuar con el desarrollo del proyecto hasta llegar a su producción y de hecho todavía falta poco y bastante dinero para poder desarrollar los moldes de producción (…). Estoy en el proceso de poder conseguir financiamiento, inversionistas o seguir yo por mis propios medios, el dinero, y sacarlo adelante”.

Actualmente, Marco Barba equilibra su tiempo entre el trabajo y el diseño de su propia marca y mejoramiento de “Bermuda”.

Mi idea es desarrollar una serie de productos relacionados con la supervivencia, no solamente este (Bermuda), porque este es el más importante, pero hay otra serie de productos que pueden ser complementarios y que también pueden llegar a financiar este”, apuntó.

Barba Sánchez pretende crear dos líneas de Bermuda, una económica para hacerlo accesible a pescadores con ayuda de dependencias gubernamentales (como Sagarpa) y otra con una imagen más estética y otros materiales para personas que les gusta la aventura y los deportes extremos.