¿Cómo va a funcionar el Fibra para el Tren Maya?
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

¿Cómo va a funcionar el Fibra para el Tren Maya?

COMPARTIR

···

¿Cómo va a funcionar el Fibra para el Tren Maya?

Asociar a los ejidatarios o mantenerlos como dueños de la tierra a cambio de una renta es el plan para que participen de las nuevas ciudades que creará el proyecto.

Luis Lozano EF Península
09/09/2019
Tren Maya
Al registrarte estás aceptando elaviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Ejidatarios que sean copropietarios de un centro comercial, o familias que renten viviendas para quienes deseen trabajar en las inmediaciones del Tren Maya. Así es la propuesta para que los actuales titulares de la tierra participen del proyecto de infraestructura insignia de la actual administración federal.

De acuerdo con Rogelio Jiménez Pons, titular del Fondo Nacional de Fomento Turístico (Fonatur), para la creación de los nuevos núcleos urbanos alrededor de las estaciones del Tren se utilizarán Fideicomisos para Infraestructura y Bienes Raíces (Fibra), mismos que buscarán la participación de los ejidatarios para el desarrollo de complejos que integrarán vivienda, espacios comerciales y espacios públicos, que podrían elevar el valor de la tierra.

"La idea de nosotros es que ya no se venda la tierra sino que se rente la tierra, sobre todo a los desarrolladores. Si los campesinos llegan y venden la tierra, los desplazan, los sacan de la jugada, y es lo que ya venía pasando.

"No se trata de vender, se trata de organizar y después recibir rentas a largo plazo para que ellos no sean desplazados, si llega un inversionista importante a invertir en un centro comercial o un hotel, no le vendes, se le renta y el vehículo para hacer esto es un fideicomiso, entonces todo se queda y todo se integra ", explicó en entrevista con El Financiero.

En su cálculo, en cinco años la tierra aumentará de valor al menos 10 veces, una vez que el área esté dotada de servicios urbanos y que albergue incluso inmuebles comerciales.

"Pueden vender ahorita a 300-500 pesos el metro, a lo mucho, pero ya con un desarrollo arriba ya vale miles de pesos, el constructor es socio, tú te asocias en la tierra y la tierra puede llegar a valer hasta 2 mil pesos y esa tierra te quedas con ella como patrimonio a largo plazo.

"Al hacer el proyecto, tú estás pensando entre los factores económicos que le dan valor a la tierra y esa armonía entre zonas productivas, servicios habitacionales, es lo que le da valor a la ciudad, y sobre todo, lo que le da valor a la ciudad es el espacio público ", reiteró.

El proyecto ha tenido mayor impulso en la zona de la Riviera Maya, destacó Jiménez Pons, aunque en la parte sur de Quintana Roo, en Bacalar, los ejidatarios han mostrado mayor reticencia.

De acuerdo con el comisario ejidal de ese municipio, Luis Chimal Balam, hasta el momento no se les ha presentado propuesta alguna de cómo operará el fideicomiso, además de que la asamblea de ese grupo sólo ha aceptado la entrega de seis hectáreas para la estación, así como el derecho de paso del tren, frente a las mil hectáreas que les ha solicitado la dependencia.

"Solicitaron seis hectáreas para que se haga la estación, y ya cambiaron, quieren alrededor mil hectáreas, cosa que nosotros no estamos de acuerdo . En las asambleas no hay autorización de que vendan a ningún empresario", comentó.

"Ellos siguen con su fibra, pero no nos conviene porque ellos van a un plazo muy elevado, 50, 80 años, lo que más estamos inconformes es que ellos dicen que en el momento de entregar la tierra, ellos son los que lo van a manejar, ellos van a invertir y de acuerdo como se vayan dando las ventas, nos van a ir apoyando de ello, no se fía nada, qué costo va a tener la tierra, qué cantidad van a invertir ellos y cómo son las condiciones como se va a trabajar, no hay nada platicado sobre ello".

Respecto de la consulta a pueblos indígenas a propósito del Tren Maya, Jiménez Pons destacó que el modelo de cuestionario tendrá que estar listo a más tardar el próximo mes y recordó que las preguntas se orientarán a definir el modo en que el proyecto podría impactar a las comunidades, pues la instalación del tren no está a discusión.

"Hay consultas, que no es nuestro caso, donde dicen sí o no, aquí son los cómo simplemente, sí se hace pero cómo se hace ", dijo.