60 años del Giant Steps de Trane
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

60 años del Giant Steps de Trane

COMPARTIR

···
menu-trigger

60 años del Giant Steps de Trane

20/02/2020

1959 fue un año sumamente peculiar, trascendente para la historia y el mundo del jazz. Ese año se grabaron dos discos tan importantes para sus autores como para el género en general; por un lado Miles Davis con Kind of Blue y por otro Giant Steps de John Coltrane, que vería la luz hasta finales de enero e inicios de febrero de 1960, es decir, hace 60 años.

A finales de los años 50 Coltrane dio dos muestras ─aunque ya venía grabando material desde poco antes─, de su potencial como compositor en Blue Train (1958), con una de las líneas melódicas más icónicas no solo en la carrera de Coltrane sino del jazz; y como intérprete, en Coltrane Time (1959), en donde trabajó en colaboración con el pianista Cecil Taylor y cuyo álbum tiene su propia historia, que ya contaré en otra ocasión.

Por aquellos años Coltrane formaba parte del grupo de Miles Davis, sin embargo, lo dejó un tiempo para dedicarse a su rehabilitación de consumo de drogas. Ese tiempo fue de vital crecimiento para un joven Coltrane, que comenzaba a dejar los veintes para llegar, como decimos comúnmente, al tercer piso. Durante los últimos tres años de la década de los 50, el estar concentrado en su rehabilitación le permitió trabajar durante una temporada con Thelonious Monk ─colaboración de la que se tienen registros sonoros en dos discos: Thelonious Monk with John Coltrane: The Complete April and July Riverside Recordings y Thelonious Monk Quartet with John Coltrane at Carnegie Hall─. De esta relación el propio Coltrane declaró a la revista Downbeat: “trabajar con Monk me acercó a una arquitectura musical de primer orden”, señaló que aprendió mucho de él “de todas las formas. Hablaba con él de problemas musicales, se sentaba frente al piano y me mostraba las respuestas”.

Al concluir su “estancia” con Monk, Coltrane estuvo en condiciones de regresar al grupo de Miles Davis, quien lo reclutó para su siguiente proyecto musical: Kind of Blue. No obstante que el sax de Trane suena impecable en ese disco, sus inquietudes musicales iban en dirección contraria a lo que proponía Miles. Mientras Davis buscaba largas improvisaciones sobre una sola nota armónica, Coltrane buscaba componer e improvisar sobre un patrón más amplio que aterrizó en el disco Giant Stept. El tema que le da nombre al disco es legendario por contener lo que a la postre se conocería como los Coltrane Changes, es decir, está compuesto a partir de tres notas armónicas y múltiples cambios en diversas direcciones. Cómo lo explica en su video VOX (https://youtu.be/62tIvfP9A2w), es como tratar de hablar en tres idiomas totalmente distintos, intercalándolos indistintamente. Los invito a ver el video.

Giant Steps, que cumple 60 años en este 2020, tiene otra peculiaridad: la primera sesión de grabación se realizó en los estudios de Atlantic Records, 24 días después de la primera grabación de Kind of Blue. En aquel marzo de 1959 Coltrane tocó con Cedar Walton, en el piano, Paul Chambers en el contrabajo y Lex Humphries en la batería. Esa sesión se publicó décadas después en una reedición del disco. Las tomas maestras que se tomaron para el disco original, surgieron a inicios de mayo y una sesión a inicios de diciembre de ese mismo año, con Tommy Flanagan al piano, Paul Chambers, contrabajo y Art Taylor, batería. Para el tema Naima, dedicado a la su esposa, Coltrane grabó con el pianista Wynton Kelly quien también participó, al igual que Chambers, en Kind of Blue, es decir, es la única pieza que contiene la alineación que utilizó Miles en su icónico disco.

60 años después de Giant Steps, podemos asegurar que éste significó un antes y un después para el jazz y para la carrera de Coltrane. Hoy, no hay jóven estudiante de jazz o improvisación que no explore los Coltrane Changes como ejercicio para mejorar sus habilidades; incluso la misma técnica compositiva se ha empleado para realizar arreglos o crear nuevos temas. Por su parte John Coltrane, el gran Trane, pese a este gran disco, todavía nos depararía uno más antes de fallecer: A Love Supreme.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.