Consultor en EPLOC y presidente de exITAM

Perspectivas Económicas 2021

Durante 2020, la economía global tuvo una caída del 4.3%; para América Latina fue del 6.9%, de acuerdo con las estimaciones del Banco Mundial.

Este viernes se realizó con éxito la edición 30 del tradicional Seminario de Perspectivas Económicas del ITAM, organizado por la Asociación de Exalumnos, la cual tengo el honor de presidir durante este año. En esta ocasión, la atención se centró en lo que dirían los prestigiados ponentes sobre el efecto negativo que tuvo la pandemia de coronavirus en las economías durante 2020 y, sobre todo, en las expectativas para el año que inicia. El Seminario ayudó a conocer de manera más clara el panorama regional y nacional sobre una eventual recuperación económica en 2021. A continuación, me permito destacar algunas de las conclusiones y puntos de coincidencia.

Durante 2020, la economía global tuvo una caída del 4.3%; para América Latina fue del 6.9%, de acuerdo con las estimaciones del Banco Mundial. En el caso mexicano, el decrecimiento fue de nueve puntos porcentuales. Si bien los países parecen haberse adaptado mejor de lo esperado a las medidas de distanciamiento social, una de las razones por las que cerraron el año con una caída menos profunda de lo esperado, esto refleja los efectos que ha provocado la primera crisis genuinamente global de nuestra existencia, en palabras del secretario General de la OCDE, José Ángel Gurría. Una de las implicaciones es que habrá que esperar hasta 2022 para recuperar los niveles económicos previos al brote de Covid-19, pese a las estimaciones de crecimiento para México en 2021, que van del 3.4% al 3.7%.

Sin embargo, el mundo tiene un reto pendiente: detener el virus. Tanto el secretario de Hacienda, Arturo Herrera, como el secretario General de la OCDE, José Ángel Gurría, coinciden en que primero tenemos que pensar en frenar la pandemia de coronavirus, reducir los contagios, para posteriormente esperar una recuperación económica tanto en México como en el mundo. De ahí que los esfuerzos de la administración del presidente López Obrador estén centrados en garantizar la cobertura de vacunas para toda la población.

En este sentido, prácticamente hubo consenso en que el proceso de vacunación es un pilar fundamental para lograr la reactivación. No obstante, también hay coincidencia en que, aunque hay esperanza por la disponibilidad de vacunas suficientes y esto podría representar la luz al final del túnel, actualmente el mundo está enfrentando un panorama complicado; vivimos una nueva etapa de altos contagios que ha obligado a entrar en nuevas fases de confinamiento. Asimismo, la distribución y aplicación de las vacunas representan retos logísticos importantes, donde el rol de los gobiernos será clave para que el proceso concluya de manera exitosa. Adicionalmente, México tiene un desafío enorme por el tamaño de la población, que es prácticamente el doble que en países como Reino Unido, Francia e Italia.

Respecto a las condiciones externas, la llegada de Joe Biden a la presidencia de Estados Unidos marcará una nueva etapa en la relación bilateral. Por una parte, la recuperación económica del vecino del norte esperada para este año, sumada a la posibilidad de aumentar los estímulos económicos entre su población, podría tener un impacto positivo en nuestra economía; esto se daría a través de las remesas enviadas a las familias mexicanas y de un incremento de las exportaciones. Es decir, se presentaría un efecto de arrastre de nuestro principal socio comercial. En contraparte, la nueva administración podría ser mucho más exigente respecto al cumplimiento de todas las disposiciones del T-MEC, a través de litigios, por lo que representaría nuevos retos para el gobierno mexicano.

Finalmente, aunque se anticipa que este año México regrese al camino del crecimiento, debemos estar atentos a que esto venga acompañado por el fortalecimiento de las condiciones estructurales de la economía. En este rubro, el rector del ITAM, Arturo Fernández, propuso siete medidas para tener una rápida recuperación: 1) Reconocer y tener confianza en el país, 2) una buena estrategia de vacunación, 3) la restitución del capital de trabajo, 4) un mejor ambiente para la inversión, 5) preservación de la salud de las finanzas públicas, 6) la política monetaria, 7) el impulso al crecimiento para resolver los problemas sociales de pobreza, marginación y falta de oportunidades.

COLUMNAS ANTERIORES

Mujeres, talento y desarrollo
Los desafíos de la democracia en México

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.