Sacrificar crecimiento, no la disciplina fiscal
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Sacrificar crecimiento, no la disciplina fiscal

COMPARTIR

···

Sacrificar crecimiento, no la disciplina fiscal

03/04/2019
Actualización 03/04/2019 - 9:23

Los Pre-Criterios 2020, documento enviado el lunes pasado por la Secretaría de Hacienda al Congreso de la Unión, nos presentan una noticia buena y una mala en términos de los escenarios económicos para este año y el próximo.

La buena es que se mantendrá la disciplina fiscal, pese a la reducción de 121.2 mil millones de pesos que se estima en el gasto neto de 2019 respecto al Presupuesto aprobado por la Cámara de Diputados.

La mala es que nos tenemos que olvidar ya de que la economía mexicana registre un crecimiento de 4 por ciento anual promedio durante el sexenio o, incluso, en la segunda parte de la administración.

En la Convención Bancaria, el presidente Andrés Manuel López Obrador dijo que “en un largo periodo de cerca de 50 años se creció en México a tasas del 6 por ciento anual y hubo un periodo conocido como desarrollo estabilizador, 12 años, en que se creció al 7 por ciento sin inflación y sin devaluaciones”.

Y luego cuestionó: “¿por qué seguir creciendo al 2 (por ciento) y con desequilibrios macroeconómicos? Es un desafío, es un reto lo que estamos planteando, crecer al 4 por ciento en el sexenio, en promedio, sin inflación, y aceptamos el desafío”.

Aunque es un reto legítimo, en el sexenio de AMLO México seguirá creciendo al ritmo en que lo hizo en los 36 años del ‘periodo neoliberal’.

En los Pre-Criterios se prevé que, si a la economía le va bien, durante este año el PIB crecerá 2.1 por ciento. Pero si hay un deterioro en la actividad económica, sólo avanzará 1.1 por ciento.

El punto medio es 1.6 por ciento, que corresponde al escenario de crecimiento puntual planteado para las estimaciones de finanzas públicas.

Pero está por abajo del 2 por ciento aprobado en el Presupuesto 2019.

Para 2020 se estima que el PIB crecerá entre 1.4 y 2.4 por ciento.

El punto medio es 1.9 por ciento, que es también el que se utiliza para las estimaciones de finanzas públicas.

Coincide con el pronóstico del consenso de analistas en la más reciente encuesta del Banco de México.

Son supuestos prudentes que están alineados al mensaje de responsabilidad fiscal.

Los Pre-Criterios no contienen escenarios sobre el crecimiento económico para 2021 y años posteriores.

Sí los incluye la encuesta de Banxico, donde la previsión de los analistas para el crecimiento del PIB en 2021 es de 2.1 por ciento.

De lo anterior se deprende que el crecimiento promedio que se estima para el periodo 2019-2021, que corresponde al primer trienio del gobierno de AMLO, sería de 1.9 por ciento, en el mejor de los casos.

Está muy cuesta arriba la meta de 4 por ciento para el sexenio, que el presidente plantea como desafío y reto.

Más aún, el pronóstico de los analistas encuestados por Banxico para el crecimiento promedio de los próximos diez años, de 2020 a 2029, es de 2.3 por ciento.

Las estimaciones anticipan que el crecimiento económico continuará siendo inercial y mostrando debilidad, por más que AMLO quiera inaugurar una etapa ‘posneoliberal’ en el país.

Pero a falta de crecimiento, la mejor señal de Hacienda es su compromiso de mantener la disciplina fiscal y cumplir las metas de balance público, pese a la pérdida de ingresos.

Eso es clave para propiciar una mayor confianza en las acciones del gobierno.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.