‘Puré de tomate’ al estilo Florida
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

‘Puré de tomate’ al estilo Florida

COMPARTIR

···

‘Puré de tomate’ al estilo Florida

13/02/2019
Actualización 13/02/2019 - 9:45

La posición política del gobierno de México frente a la situación en Venezuela puede representar un riesgo para la relación bilateral con Estados Unidos.

No hay que echar en saco roto la advertencia de Marco Rubio, senador republicano por Florida, quien dijo que el apoyo del gobierno de Andrés Manuel López Obrador hacia el régimen de Nicolás Maduro pone en duda el futuro de la relación bilateral entre México y EU.

Como se recuerda, Rubio indicó en un mensaje de Twitter que “tenía la esperanza de que fuéramos capaces de redefinir la relación EU-México en una asociación estratégica. No una relación de ayuda de Estados Unidos. Una alianza para atender nuestros desafíos comunes”.

Sin embargo, agregó el senador republicano, “el inexplicable apoyo del nuevo gobierno (mexicano) a Maduro ha puesto todo eso en duda”.

Las declaraciones de Rubio “elevan la probabilidad de que se den pronunciamientos oficiales de la administración de Donald Trump en contra de México”.

Eso “llevaría a… dudar sobre el futuro de la relación política y comercial entre ambos países, con repercusiones inmediatas en los mercados financieros”, alertó Gabriela Siller, directora de Análisis Económico-Financiero de Banco Base.

Es en ese contexto que el representante comercial de Estados Unidos, Robert Lighthizer, habría advertido a miembros del Congreso estadounidense que si México no cumple con lo pactado en los capítulos laboral y ambiental del T-MEC, el nuevo acuerdo comercial en Norteamérica, EU aplicará aranceles unilaterales.

Por lo pronto, persiste la posibilidad de que, argumentando amenazas a su seguridad nacional, EU imponga un arancel de 25 por ciento a sus importaciones automotrices, incluidas las que realiza desde México.

Y mientras el T-MEC enfrenta obstáculos para su ratificación en el Congreso estadounidense, no hay que descartar que Trump decida sacar a su país del TLCAN original.

Por si fuera poco, existe la intención de EU de reabrir un conflicto comercial con México en el mercado del jitomate, donde los productores nacionales incurrirían en prácticas desleales, según el gobierno estadounidense.

El Departamento de Comercio de EU notificó el 6 de febrero al gobierno de México su intención de dar por concluido el acuerdo de suspensión vigente desde 2013 para las exportaciones de jitomate o tomate rojo mexicano.

“Tenemos 90 días para buscar un acuerdo con el Departamento de Comercio. De otro modo, se va a continuar una investigación (antidumping) que quedó suspendida… que se inició desde los años noventa y que no concluyó, porque los productores mexicanos y estadounidenses (de Florida), junto con el Departamento de Comercio, llegaron a un acuerdo donde se establecieron precios mínimos de referencia” en que el jitomate de México puede venderse en EU, dijo a este reportero Luz María de la Mora.

La subsecretaria de Comercio Exterior explicó que en los próximos 90 días, hasta el 7 de mayo, “lo que nosotros estaremos buscando y trabajando de manera muy cercana con la industria y el Departamento de Comercio es llegar a una renovación del acuerdo de suspensión o a un nuevo acuerdo”.

Si no hay acuerdo, los productores mexicanos librarán una nueva batalla legal por un supuesto caso de dumping, que los expone a pagar un arancel de 17.5 por ciento sobre sus exportaciones.

El resurgimiento de las fricciones comerciales con nuestro principal socio, ya sea por factores de orden político o por medidas proteccionistas, no hará ‘puré’ a la economía mexicana, pero sí vuelve más complejo e incierto su desempeño en el año.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.