menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

La economía, sin ‘vacuna’ ni cura

COMPARTIR

···
menu-trigger

La economía, sin ‘vacuna’ ni cura

20/01/2021
Actualización 20/01/2021 - 10:29
columnista
Víctor Piz
Dinero, Fondos y Valores

El acelerado repunte de contagios y defunciones por Covid-19, así como las nuevas restricciones a la movilidad en algunas entidades y sus ciudades principales, ya se reflejaron en la contracción de la actividad económica de México en diciembre.

Algunos indicadores oportunos confirman que la recuperación de la economía se interrumpió en la parte final de 2020 y se anticipa más lenta de lo deseable en los primeros meses de 2021 ante las medidas de contención de la pandemia.

No sólo eso, sugieren que el PIB podría experimentar un nuevo deterioro para volver a terreno negativo en el primer trimestre del año. Entre los datos económicos recientes, destacan los siguientes:

Hasta principios del cuarto trimestre de 2020 se mantenía un desempeño favorable de las exportaciones automotrices de México, particularmente hacia Estados Unidos, principal destino de los vehículos ligeros que se fabrican aquí para exportación.

Sin embargo, las exportaciones de automóviles a Estados Unidos –en valor– disminuyeron casi 12 por ciento en noviembre respecto al mes previo, lo que representó su mayor contracción desde junio.

Siguiendo en la industria automotriz, aunque las ventas al público en el mercado interno de vehículos ligeros –en unidades– crecieron 10 por ciento en diciembre frente al mes anterior, cayeron más de 19 por ciento a tasa anual, señal de que el consumo privado en México continúa mostrando debilidad.

Los efectos de las nuevas medidas de restricción complican la recuperación de la economía mexicana, que ya presentaba fragilidad antes de que varias entidades regresaran a semáforo rojo por el recrudecimiento de la pandemia.

El nuevo Indicador Oportuno de la Actividad Económica o IOAE, que es otro de los indicadores más oportunos en el marco de la incertidumbre sobre las perspectivas para nuestra economía asociada a la pandemia, ya muestra una clara tendencia a la baja.

El IOAE, lanzado en octubre por el Inegi para tener una estimación más precisa y oportuna del desempeño del IGAE, que es –a su vez– una medición aproximada del PIB mensual, confirma que la actividad económica frenó su recuperación en las últimas semanas de 2020.

De acuerdo con el IOAE, la actividad económica en general decreció 1.3 por ciento en diciembre respecto al mes anterior, lo que representa la primera contracción desde junio que comenzó la reapertura.

Además, en noviembre creció 0.4 por ciento mensual, muy por debajo del repunte de 1.6 por ciento en octubre, lo que hace evidente el agotamiento del proceso de recuperación de la economía hacia finales del año.

Lo que nos dice el IOAE es que la actividad industrial, que aún no recupera su nivel previo a la pandemia, cerró 2020 con signos de debilidad, mientras que el sector comercio y servicios resultó muy afectado por las nuevas restricciones a la movilidad con el regreso a semáforo rojo.

La recuperación de México depende en gran medida de la estrategia de vacunación contra el Covid-19, pero lamentablemente la disponibilidad de la vacuna de Pfizer y BioNTech en la etapa inicial de la campaña ya enfrenta retrasos.

Eso no sólo complica una reapertura gradual pero pronta de las actividades clasificadas como no esenciales, sino que pone en duda las metas del plan de vacunación y los tiempos que llevará aplicar la vacuna al 75 por ciento de la población objetivo.

Por si fuera poco, la falta de medidas significativas de apoyo por parte del gobierno, donde México se destacó por ser uno de los países que menos estímulos fiscales otorgó en 2020, deja a la economía sin ‘vacuna’ ni cura para enfrentar la pandemia.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.