‘Carambola de tres bandas’ a las Afore
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

‘Carambola de tres bandas’ a las Afore

COMPARTIR

···
menu-trigger

‘Carambola de tres bandas’ a las Afore

12/12/2018
Actualización 12/12/2018 - 9:18

El golpe reciente a las Afore, que administran el 15 por ciento del PIB en ahorro para el retiro de los trabajadores, fue como ‘carambola de tres bandas’ en el juego de billar.

Primera banda. La minusvalía en el Sistema de Ahorro para el Retiro de 6 mil 314 millones de pesos en lo que va del año, según cifras de la Consar.

Una minusvalía es cuando el valor de las inversiones de las Afore y sus Siefore experimenta una caída.

El anuncio sobre la cancelación del proyecto del Nuevo Aeropuerto Internacional de México en Texcoco detonó una acentuada volatilidad en los mercados financieros nacionales.

A eso se sumó la incertidumbre sobre el futuro de la economía mexicana con el inicio del gobierno de Andrés Manuel López Obrador, así como la preocupación por las iniciativas legislativas sobre comisiones bancarias, concesiones mineras y sistema de pensiones.

Todo eso se tradujo en una fuerte depreciación del peso frente al dólar y en un incremento considerable de las tasas de interés internas a mediano y largo plazos.

Sólo en noviembre, el SAR tuvo minusvalías por 4 mil 191 millones de pesos, que se suman a las reportadas en octubre por 131 mil 649 millones.

A finales de octubre fue cuando se anunció la intención de cancelar el proyecto del NAIM en Texcoco.

Segunda banda. La conveniencia de las inversiones de las Afore en el aeropuerto de Texcoco es una interrogante.

Las Afore Inbursa, PensionISSSTE, Profuturo y XXI Banorte invirtieron 13 mil 500 millones de pesos en la Fibra E del NAIM, cuya oferta global fue de 30 mil millones, unos mil 500 millones de dólares.

Como se sabe, la estrategia de Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México es recomprar mil 800 millones de dólares en bonos de los seis mil millones colocados en los mercados internacionales.

Hasta después se hará una propuesta a los tenedores de los certificados emitidos por la Fibra E.

El director de GACM, Gerardo Ferrando, dijo a este reportero que “una vez que concluyamos el primer paso, que es atender las cuatro emisiones de bonos, podremos sentarnos a resolver el tema de la Fibra”.

Lo que es un hecho es que las inversiones de los tenedores tanto de los bonos como de la Fibra E no estarán respaldadas con el cobro de la TUA en Texcoco, porque no habrá flujo de pasajeros ahí.

La garantía de origen es la TUA del Aeropuerto Internacional Benito Juárez de la Ciudad de México, que es la que se mantendrá.

Tercera banda. La propuesta del PT en la Cámara de Diputados para que sea el Estado, no las Afore, el que administre el ahorro para el retiro de los trabajadores.

De acuerdo con Reginaldo Sandoval, coordinador de la bancada del PT y promovente de la iniciativa, su proyecto busca regresar a un sistema de pensiones controlado por el Estado, similar al modelo que regía antes de 1996.

Sin embargo, la propuesta implicaría desaparecer el sistema de pensiones de cuentas individuales manejado por las Afore.

Además, en la inversión de los fondos de pensiones se privilegiaría el destino de los recursos a la banca de desarrollo, las empresas productivas del Estado (Pemex y CFE) “y, en segundo término, a los instrumentos de capitalización del gobierno federal”.

El caso Texcoco es un argumento, con razón o sin ella, para cuestionar la inversión de las Afore y sus Siefore en proyectos de infraestructura por falta de seguridad jurídica.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.