Dinero, Fondos y Valores

Banxico se adelantará a la Fed… otra vez

Así como se anticipó en el ciclo de alzas, Banxico comenzará a recortar su tasa de interés antes de que la Reserva Federal de Estados Unidos haga lo propio con la suya.

A juzgar por el comunicado del Banco de México sobre la decisión de política monetaria anunciada la semana pasada, en la Junta de Gobierno ya se empezará a discutir cuándo sería deseable iniciar un ciclo de relajamiento.

La evidencia es el cambio en la guía prospectiva sobre las acciones de política monetaria, que ahora plantea mantener la tasa de referencia en su nivel actual por “cierto tiempo”, en vez de un “periodo prolongado”, como se enfatizaba antes de la decisión del jueves.

El Banco Central eliminó de su comunicado la mención de que “será necesario mantener la tasa de referencia en su nivel actual (de 11.25 por ciento) durante un periodo prolongado”, que venía caracterizando la guía futura desde el anuncio de mayo.

Fueron cuatro anuncios con la mención de ‘pausa prolongada’, hasta el comunicado del pasado 9 de noviembre en que la guía prospectiva cambia la categorización del periodo.

De acuerdo con la gobernadora del Banxico, Victoria Rodríguez, “con este cambio estamos reconociendo el avance tan importante que ha habido en el proceso de desinflación”, si bien se sigue anticipando que la inflación converja a la meta de 3.0 por ciento en el segundo trimestre de 2025.

Asumiendo que aún hay retos en el panorama inflacionario, “consideramos esta vez que la reducción en la inflación ha sido muy significativa”, por lo que “decidimos que la guía futura tuviera este cambio”.

En entrevista con Enrique Quintana para El Financiero, la banquera central dijo que “señalamos que (la tasa) todavía se mantendrá en su nivel actual por cierto tiempo, en vez de por un lapso prolongado”, horizonte que incluye “al menos nuestra próxima decisión”, que se anunciará al mercado el 14 de diciembre.

Rodríguez enfatizó que la mejora en el panorama de la inflación que anticipan en la Junta de Gobierno de Banxico permite “comenzar a discutir en próximas reuniones la posibilidad de ajustar nuestra tasa de referencia a la baja”, cuyos movimientos “serán graduales”, aunque “no necesariamente estaremos ante un ciclo de bajadas continuas”, matizó.

Del comunicado y las declaraciones de la gobernadora se advierte un tono más suave o de menor preocupación por la inflación, con una retórica menos restrictiva en el mensaje al mercado por parte del Banco Central.

Esto se puede interpretar como que ya no es ‘prematuro’ discutir o considerar posibles recortes a la tasa de referencia.

Pero para no enviar una señal equivocada al mercado, el Banco de México tiene que actuar con cautela al momento de discutir esa posibilidad.

La guía sobre la conducción de la política monetaria aún debe mantener la señal de que el problema inflacionario está lejos de ser resuelto.

El problema es que la inflación general, de 4.3 por ciento anual al cierre de octubre, pero sobre todo la subyacente, de 5.5 por ciento anual, aún están muy por arriba de la meta.

La mayoría de los analistas encuestados por Citibanamex el 7 de noviembre, antes de la decisión más reciente de Banxico, anticipó el primer recorte de 25 puntos base en la tasa objetivo entre febrero y marzo de 2024.

Un grupo no menor de expertos considera que el Banco Central tiene poco espacio para recortar en el primer trimestre del año entrante, por lo que es más probable que el ciclo de reducción de tasas comience entre mayo y junio.

Con el cambio en la guía prospectiva, probablemente algunas de las expectativas sobre la tasa de referencia van a ser recalibradas para anticipar el inicio del ciclo de recortes entre febrero y marzo.

Esto también refrenda la previsión de que, así como se adelantó en el ciclo de alzas, Banxico comenzará a recortar su tasa de interés antes de que la Reserva Federal de Estados Unidos haga lo propio con la suya.

Por cierto, la inflación en EU se desaceleró en octubre más de lo esperado, lo que el mercado interpretó como una clara indicación de que la Fed ha terminado de subir las tasas.

Sin embargo, voces dentro y fuera de la Fed aún no advierten que la inflación en EU vaya en una ruta clara hacia el objetivo de 2.0 por ciento.

COLUMNAS ANTERIORES

La inflación y la ‘economía moral’
El amago de EU sobre un ‘muro arancelario’

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.