Dinero, Fondos y Valores

La ‘resurrección’ del peso mexicano

¿El peso ganó terreno o el dólar se cayó? Esto explica Víctor Piz sobre la fuerza de la moneda mexicana.

Desde la decisión de política monetaria en Estados Unidos por parte de la Reserva Federal el miércoles pasado, la cotización del peso mexicano frente al dólar exhibió una notoria apreciación, además de que este viernes ligó siete jornadas consecutivas recuperando terreno frente a la divisa estadounidense.

La moneda nacional, de hecho, cotizó por debajo de 17.50 pesos dólar al cierre de la semana, con lo que recuperó los niveles observados a finales de septiembre.

Desde el anuncio de la Fed, que dejó sin cambios el rango objetivo para la tasa de fondos federales entre 5.25 y 5.50 por ciento, el peso presentó una apreciación de 3.3 por ciento, siendo la segunda moneda emergente más apreciada en el periodo después del peso colombiano.

Este viernes en Estados Unidos se publicaron las estadísticas del mercado laboral correspondientes a octubre, que mostraron una desaceleración y quedaron por debajo de la expectativa del mercado.

Además, en la víspera se conoció que las solicitudes iniciales del seguro de desempleo aumentaron por sexta semana consecutiva, lo cual sugiere que quienes pierden sus empleos están teniendo más problemas para encontrar uno nuevo.

Sobre el mercado laboral, la nómina no agrícola en EU creció a un ritmo mucho más pausado, al pasar de una generación de 297 mil nuevas plazas en septiembre a 150 mil en octubre, por debajo de las 180 mil esperadas.

Sólo como referencia, México creó 173 mil empleos formales en octubre, según adelantó el presidente López Obrador.

Dicho de otra manera, la mayor economía del mundo, de la que depende nuestro país en buena parte, generó menos empleos en el último mes.

Aunque en una perspectiva más amplia, EU creó 848 mil empleos en los últimos cuatro meses, mientras que México sólo generó 415 mil en igual periodo, cerca de la mitad.

El hecho es que la desaceleración en la creación de empleo en EU aumenta la probabilidad de que la Fed deje la tasa de interés sin cambios en los próximos meses.

Más aún, refuerza las apuestas de que ya habría terminado la campaña de alzas de tasas más agresiva de las últimas cuatro décadas en la economía estadounidense.

Después de que los indicadores del mercado laboral exhibieron signos de moderación en la nómina no agrícola, “se ha diluido casi por completo la posibilidad de ver incrementos adicionales por parte de la Fed en diciembre”, dice Alejandra Marcos, directora de Análisis y Estrategia de Intercam.

Para la economista, “la combinación de una Fed que pareciera indicar que está cerca de la tasa terminal con un reporte de empleo dentro de todo positivo (…), ha orillado a los inversionistas y mercados a estimar que la Reserva Federal ya no subirá más (su tasa) y no sólo eso, sino que ahora el mercado de futuros está esperando que en junio, en lugar de julio, comienzan los recortes”.

Hasta antes del anuncio de la Fed y de la publicación del informe oficial de empleo estadounidense de octubre, la posibilidad de próximos recortes en las tasas de interés estaba fuera de la mesa, si bien las encuestas a analistas prevén que ocurran el próximo año.

“En mi opinión eso es bastante prematuro, pero es lo que ha hecho que el tipo de cambio por momentos cotizara el viernes sobre 17.27, algo que no habíamos visto en muchas semanas y que cerrara en un nivel de 17.47″, dijo Marcos a este reportero.

La apreciación de la moneda nacional se dio en el contexto de un debilitamiento generalizado del dólar, que perdió terreno frente a la mayoría de los principales cruces.

Esta semana el dólar acumuló una baja de 1.5 por ciento en promedio frente a la canasta de divisas más relevantes del mundo, en el llamado ‘dollar index’ que calcula Bloomberg.

Si el índice (BBDXY Index) pierde terreno, implica debilidad generalizada del dólar.

No es que el peso haya ganado terreno en estos tres días, sino que el dólar se ha debilitado justamente porque la tasa del bono del Tesoro de largo plazo, de haber alcanzado el 5 por ciento, hoy (ayer) cierra en un nivel de 4.55″, señala Marcos.

“Este menor rendimiento probablemente es lo que ha generado está debilidad del dólar esta semana. ¿Qué tan sostenible es? Vamos a ver todavía hacia adelante volatilidad, ya que hay muchos riesgos en el panorama, no nada más del lado del empleo, sino de la inflación”, agrega la analista de Intercam.

No le falta razón, pues la volatilidad continuará por una simple y sencilla razón: las tasas permanecerán elevadas por un tiempo prolongado.

COLUMNAS ANTERIORES

Autonomía de Banxico en tiempos de la 4T
40 mil mdp: ¿qué tanto es ‘tantito’?

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.