Dinero, Fondos y Valores

Hay más empleo… informal

Eel número de trabajadores permanentes y eventuales asegurados ascendió a 21 millones 796 mil personas, opina Víctor Piz

Los más recientes reportes de empleo formal en México muestran una recuperación en el ritmo de contrataciones durante el último mes.

De acuerdo con información del IMSS, al cierre de marzo de este año el número de trabajadores permanentes y eventuales asegurados ascendió a 21 millones 796 mil personas, nuevo máximo histórico.

La cifra representa una adición anual de cerca de 790 mil plazas laborales, el mayor aumento desde octubre pasado.

Esto equivale a un crecimiento del empleo de 3.8 por ciento, que podría representar un giro o cambio de tendencia a la trayectoria claramente descendente de los últimos 12 meses.

Sólo en marzo se recuperaron casi 136 mil plazas, siendo doblemente superior a la generación de igual mes del año anterior.

Además, en los primeros tres meses del año se crearon 423 mil puestos de trabajo, cifra récord para un lapso similar.

Con esto, en tres meses se recuperaron todas las bajas de diciembre en el empleo formal. En el último mes del año pasado se perdieron más de 345 mil posiciones.

A inicios de 2023, la creación de empleo formal afiliado al IMSS mantiene una tendencia al alza, aunque en los meses recientes ha registrado una moderación.

En términos de trabajadores inscritos al Seguro Social, a marzo de este año se tienen cerca de un millón 183 mil más que antes de la pandemia por covid-19.

Desde octubre de 2021 se recuperó el nivel de empleo formal previo a la emergencia sanitaria.

En los 52 meses que van de la presente administración se han creado un millón 338 mil empleos formales.

Hay que tener en cuenta la pérdida de un millón 138 mil plazas entre marzo y julio de 2020 debido a los efectos de la pandemia.

Quiere decir que los puestos de trabajo generados en los más de cuatro años de gobierno del presidente López Obrador apenas superan en 200 mil a los que se perdieron en esos cinco meses de 2020, en el peor momento de la crisis económica.

El empleo formal afiliado al IMSS sólo considera el del sector privado y no representa la totalidad del mercado laboral, que sí está reflejado en la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo del INEGI.

La información de la ENOE, como se le conoce a la encuesta, incluye tanto a los trabajadores formales como a los informales.

En ese sentido, la ENOE deja ver el déficit en la creación de empleos formales y, sobre todo, la amplia informalidad laboral en el país, cuya principal característica es la precariedad en el empleo.

De acuerdo con la encuesta del INEGI, en febrero de este año la población ocupada en la informalidad laboral fue de 32 millones 381 mil, lo que representa una tasa de 55.5 por ciento.

De ese tamaño es la proporción de las personas ocupadas cuya relación laboral no es formalmente reconocida por su fuente de trabajo.

A finales de 2022, la tasa de informalidad laboral estaba en 54.9 por ciento. El incremento de diciembre a febrero refleja un deterioro en la calidad de los trabajos de la población ocupada.

En febrero de 2020, antes de la llegada de la pandemia a México, unos 31 millones 351 mil trabajadores se encontraban en el sector informal.

Mientras la ocupación informal se incrementó en un millón 30 mil personas respecto al nivel previo a la pandemia, el número de plazas formales totales creció en un millón 571 mil en igual periodo, tomando como referencia la misma fuente.

Esto quiere decir que por cada persona que se ocupó en condiciones de informalidad laboral durante la recuperación posterior a la emergencia sanitaria, 1.5 personas lo hicieron en la economía formal o remunerada.

Pero cuando se compara la suma de las personas en todas las modalidades de empleo informal con las que trabajan en condiciones de formalidad, el resultado es el opuesto:

Por cada persona que actualmente trabaja para la economía formal, 1.2 personas tienen una ocupación en el sector informal, según la ENOE.

Lo anterior deja claro que los ‘empleados de base’ son superados ampliamente por quienes están en esquemas laborales sin seguridad social y prestaciones de ley que otorga un trabajo formal.

Los mexicanos tienen que acoplarse al mercado laboral existente, donde el sector informal es el que les ofrece una vía para generar ingresos.

COLUMNAS ANTERIORES

Las elecciones y el ciclo económico
Desequilibrios en el mercado laboral

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.