Dinero, Fondos y Valores

¿Recuperación más pronta? Ni con ‘turbo’

Los escenarios posibles de la recuperación económica en México están sujetos a la alta incertidumbre por la evolución de la pandemia, mientras la tercera ola acelera contagios en el mundo.

El mercado sigue incorporando en sus escenarios para este año la expectativa de una recuperación económica más acelerada de México, aunque insuficiente, luego de la contracción del PIB de 8.2 por ciento en 2020.

Así lo dejan ver las revisiones al alza de las perspectivas de crecimiento para la economía mexicana de la mayoría de analistas del sector privado, el Banco de México (Banxico), la Secretaría de Hacienda y de organismos multilaterales como el Fondo Monetario Internacional (FMI).

El crecimiento del PIB en 2021 previsto por Banxico, Hacienda y el FMI es de 4.8, 5.3 y 5.0 por ciento, respectivamente.

Apenas en enero, el FMI proyectaba una recuperación económica de México de 4.3 por ciento.

En el caso de los analistas de mercados, en la encuesta de Citibanamex publicada el pasado martes, con 26 instituciones participantes, el consenso anticipa un crecimiento de 4.6 por ciento.

La característica es la incertidumbre alrededor de la velocidad con que se recuperará la economía, pues los pronósticos fluctúan en un rango que va de 3.8 a 5.8 por ciento.

Para 2022, el crecimiento esperado por los analistas consultados por Citibanamex se mantiene en 2.7 por ciento, como en las tres encuestas quincenales previas.

Todos los escenarios anteriores están sujetos a una alta incertidumbre ante la evolución de la pandemia, cuya tercera ola continúa acelerando el número de contagios en muchos países, así como el avance en el proceso de vacunación, que en México aún enfrenta problemas logísticos en la distribución de vacunas.

Si bien las expectativas de crecimiento para este año son cada vez más elevadas, no hay que olvidar que venimos de la más profunda contracción del PIB en casi nueve décadas.

El crecimiento de 2021 estará influido por el ‘rebote’ asociado, en buena medida, al efecto aritmético de la caída del año pasado.

Ahora la pregunta que se impone es cuándo la actividad económica en México alcanzará su nivel previo a la pandemia.

En su mensaje por los primeros 100 días de su tercer año de gobierno, a finales de marzo, el presidente López Obrador le metió ‘turbo’ al afirmar que “a mediados de año, nuestra economía habrá recuperado los niveles previos a la pandemia”.

‘Otros datos’ apuntan a que al país le tomará, además de este año, probablemente todo 2022 y parte de 2023 para regresar a los niveles de producción que tenía antes del inicio de la crisis sanitaria.

Un ejercicio basado en las previsiones del FMI sugiere, además, que la economía mexicana es una de las que más tardará en recuperarse.

Si bien el pronóstico del organismo para México en 2021 mejoró a un crecimiento de 5.0 por ciento, está ligado sobre todo a la sólida recuperación prevista para Estados Unidos a partir del nuevo paquete de estímulo fiscal.

Pero para 2022 el FMI estima una desaceleración del crecimiento de nuestra economía a 3.0 por ciento y para 2023, a 2.1 por ciento.

Quiere decir que cuando se diluyan los efectos ‘rebote’ del PIB y ‘arrastre’ de EU, volveremos al nivel observado en tiempos normales, antes incluso de 2019, cuando ya había ausencia de crecimiento.

La economía mexicana crecería en la parte final del sexenio al ritmo en que creció durante el “periodo neoliberal” que reiteradamente critica AMLO: 2.0 por ciento en promedio anual de 1983 a 2018.

De las 50 mayores economías del mundo, al menos la mitad alcanzará su nivel previo a la crisis entre este año y el próximo.

En México la recuperación llegará hasta 2023, según los pronósticos del FMI.

Y si se considera el PIB per cápita, la recuperación podría presentarse hasta 2024, en el mejor de los casos.

Estamos lejos todavía de darle la vuelta a la crisis.

COLUMNAS ANTERIORES

El reto de credibilidad que enfrenta Banxico
Energía, el ‘hilo más delgado’ del T-MEC

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.