De la cacería de brujas al Derecho penal actual
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

De la cacería de brujas al Derecho penal actual

COMPARTIR

···

De la cacería de brujas al Derecho penal actual

23/08/2019
Actualización 23/08/2019 - 7:31

Se habla frecuentemente en ocasiones, con razón y en otras sin ella, de la cacería de brujas. Esclarecer este tema nos abre un horizonte que tiene gran aplicación en la actualidad. En el año de 1487 apareció el libro de Sprenger y Kramer, Malleus maleficarum o el Martillo de las brujas. Recientemente este libro ha sido traducido del latín y publicado en España, en este escrito se revela la criminología etiológica de esa época, sobre todo en Alemania: la misoginia y la demonología estaban estrechamente relacionados. La temática de la brujería era considerada peligrosa para la sociedad, e incluso Jean Bodin opinaba que era una materia propia de los tribunales del Estado. Esta ideología, también causó mucho daño en la tragedia de las brujas de Salem, en Nueva Inglaterra (1692-1693).

Ahora bien, esta nefasta tendencia fue combatida de modo radical y valiente por el teólogo y poeta jesuita Federico Von Spee Langenfeld. La defensa de las supuestas brujas y el rechazo al sistema de la tortura y denuncias a la ligera, casi le cuesta la vida a este eminente jesuita. Von Spee tuvo que luchar solo en contra de todos los poderosos de su tiempo; su heroico compromiso por la justicia pronto cayó en el olvido, pero su memoria fue rescatada, sesenta años después por Christian Thomasius y recientemente por Eugenio R. Zaffaroni, quien aconsejado por el jesuita vasco Antonio Beristain Ipiña, mandó traducir y publicó en 2017 el libro de Von Spee: Cautio Criminalis (Cautela o prudencia criminal).

Von Spee fundó lo que ahora llamaríamos la criminología crítica. La crítica del sistema de su época es radical y profunda: continuamente se invoca a la recta razón y al sentido de la justicia. Von Spee hace una clara distinción entre el foro interno y el externo, la esfera moral y la jurídica, el pecado y el delito, podría decirse que nuestro autor precede y de alguna manera supera a los estudios de Beccaría. Von Spee estudia la teoría de la penalización que, en el caso de las brujas no lo encuentra justificado, y por lo tanto, el derecho debería acotarlo o limitarlo: no es un hecho accidental que un poeta haya influido tanto en la concepción humanista del derecho.

Una directa alabanza a la Cautio criminalis es el libro de la destacada eticista Martha Nussbaum en su Poetic justice: the literary imagination and public life, ella afirma que la poesía puede permitir humanizar el derecho y liberarlo de la tecnocratización. La conexión entre literatura y derecho es de gran importancia, ya que la poesía reivindica las emociones y los sentimientos como grandes valores humanos, los cuales valoran la corporalidad, que según Nussbam es encarnada en las mujeres de modo simbólico, más que en ningún otro grupo social. A la sensibilidad poética de Von Spee le repugna que las mujeres sean tratadas como objeto y que la tortura destroce los sentimientos humanos en una época en la que ésta era considerada un arte y siglos después, denominada por Carrara “schifosa”, repugnante.

Actualmente en muchos países de América Latina encontramos cárceles inhumanas e indignas, verdadera violencia institucional. También habría que estudiar críticamente, la prisión preventiva, una especie de condena antes del juicio, se debería postular un modo que anule el peligro de evasión, pero que no anule a la persona. Según Zaffaroni en América Latina el número de prisioneros sin juicio definitivo oscila entre el 70 y 80%. La tortura sigue siendo una práctica aberrante: sólo en la ciudad de México en los últimos veinte años existen 137 denuncias de tortura.

Asimismo, el acoso, la marginación, la violencia, la violación y el asesinato de las mujeres sigue siendo en nuestro tiempo una práctica casi universal. En la actualidad, ya no es el gobierno el que directamente provoca los feminicidios, sino indirectamente los tolera, por su ineficacia.

Es oportuno volver a la Cautio criminalis de Von Spee para humanizar a fondo el derecho penal. Valdría la pena que en las clases de derecho penal se estudiara a este libro, a fin de que esta asignatura tenga un sentido humanista y humanizador, y nos abra los ojos a los frecuentes y sutiles crímenes de Estado de las dictaduras actuales y de algunas “democracias”.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.