Reactivación pesquera
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Reactivación pesquera

COMPARTIR

···
menu-trigger

Reactivación pesquera

08/07/2020

La actividad pesquera es considerada básica y no fue enlistada para detenerse durante los meses de marzo, abril y mayo por la contingencia sanitaria. Sin embargo se contrajo, sobretodo en Yucatán, ya que el principal mercado es de exportación de mero y venta de langostas a la Riviera Maya con el turismo.

La pandemia llegó en un momento en que las cuatro principales pesquerías en el estados se encontraban en veda (mero, langosta, pepino de mar y pulpo).

Fue en abril que se abrió la temporada de mero, y aunque el ánimo estaba puesto para lograr buenas capturas, los industriales limitaron sus compras porque el principal mercado de venta, que son los estadounidenses, cerraron fronteras y contrajeron sus compras.

Abril fue de los peores meses para la exportación, en mayo paulatinamente se abría demanda, pero los vuelos desde Mérida se cancelaron.

Y en junio la reactivación de los vuelos y los pedidos desde Estados Unidos, comenzaron a reactivar esta actividad y las embarcaciones volvieron a zarpar.

El mero es la pesquería más importante en el estado por su carga social. El 90 por ciento de la captura es de exportación y es de las pesquerías más tradicionales en la Entidad.

Desde principios de año se decidió que no habría temporada de pepino de mar, por segundo año consecutivo.

Así que la esperanza en la temporada de la langosta se hizo notar, cuando se empezó a reactivar el turismo en Quintana Roo.

El 1 de julio comenzó la temporada de langosta, la veda se levantó y cerca de 30 barcos de mediana altura se hicieron a la mar para regresar a mediados de mes.

La mitad captura con trampas y el resto con buzos en la zona de Arrecife Alacranes.

Y en la costa oriente del estado los ribereños bucean la langosta, logrando buenas capturas de 30 kilos, que son comercializadas a las congeladoras, quienes ya tienen pedidos en la atiborra maya, donde el turismo comienza a retornar.

La langosta es una pesquería de alto valor, se comercializa por colas y se paga en promedio en 450 pesos por kilo.

Esta pesquería está permitiendo la reactivación en la actividad pesquera, y preparando el ánimo para el 1 de agosto, cuando comienza la del pulpo.

La veda de langosta regresa hasta el 28 de febrero del próximo año.

De acuerdo con la Comisión Nacional de Acuacultura y Pesca (Conapesca), el levantamiento de la restricción de captura del crustáceo beneficiará a más de seis mil productores pesqueros de la península.

Los estados de Yucatán y Quintana Roo son los principales productores de esta especie. Cada una de estas entidades registra el 49 por ciento de las capturas a nivel nacional, mientras que los restantes estados en su conjunto aportan el 2 por ciento.

Y de acuerdo con los registros de la Conapesca, Quintana Roo cuenta con 447 embarcaciones menores y dos mil 512 pescadores. Yucatán posee 511 embarcaciones menores, 21 mayores y tres mil 514 pescadores.

A nivel nacional, la pesquería de langosta por volumen se encuentra posicionado en el lugar 32 de la producción y por valor está en el sexto lugar.

A nivel de exportación pesquera nacional, se sitúa en el tercer lugar y sus principales destinos son los mercados de Estados Unidos, Hong Kong y Vietnam.

Es una actividad de alto valor, veremos cómo avanza la epidemia y el comportamiento de los mercados.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.