¿Quién es el que más crece en la economía?
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

¿Quién es el que más crece en la economía?

COMPARTIR

···
menu-trigger

¿Quién es el que más crece en la economía?

13/02/2020

La respuesta es el campo, la pesca, las actividades primarias.

Algo sucede en el sector primario de Yucatán, que desde hace unos años, por lo menos 10, el campo, la pesca, la ganadería vienen creciendo paulatinamente, al punto de que ahora es el sector primario el que tiene mayor crecimiento en la actividad económica del Estado.

De acuerdo con el Indicador Trimestral de Actividad Económica (ITAEE), que realiza el Inegi, en Yucatán las actividades primarias, donde se ubica la agricultura, ganadería, apicultura, pesca y acuacultura, tienen mayor crecimiento porcentual que el comercio, los servicios, la manufactura, la construcción.

En algún momento los expertos consideraron que la actividad primaria iría a la baja por el crecimiento en servicios, comercio, manufactura y construcción; sin embargo, a pesar de los baches por los que pasa el agro, como los fenómenos naturales o los desequilibrios en la economía, el campo y la pesca han revirado y son los que más crecen.

Sólo por dimensionar veamos que el ITAEE reporta un crecimiento de la economía en Yucatán de 1.15 por ciento al tercer trimestre de 2019, que es el último dato disponible y anunciado a fines de enero.

Si revisamos con detalle las cifras, vemos que efectivamente Yucatán es de los pocos Estados con crecimientos a nivel nacional y que su sector primario creció 3.3 por ciento con respecto al mismo periodo del año anterior.

Ni el sector terciario y secundario, donde se ubican los servicios, la manufactura, la construcción y otros sectores, crecieron al nivel que lo hizo el agro.

Resulta sorprendente, ya que los agroempresarios, los productores, las industrias de alimentos, los milperos, los apicultores, los pescadores, todos los que trabajan para y por el campo y la pesca en Yucatán han provocado este crecimiento de manera sigilosa, discreta, pero muy puntual con y sin recursos públicos.

En un estado donde ya no se apostaba por el agro, resulta que tiene un sector creciente, atractivo y con miras a seguir creciendo.

Hace apenas unas semanas estuvo en la capital del estado Arturo Calderón Ruanova, quien lidera la Unión Nacional de Avicultores, donde se agrupan las empresas avícolas (pollo, huevo, pavo), son negocios familiares, de terceras generaciones y que han invertido en estados como Puebla, Chiapas, Jalisco, Sonora.

Sin embargo, de un tiempo para acá, los últimos 10 años, los ojos de la inversión se postraron en Yucatán y Bachoco ha ampliado su gama productora en la entidad.

Ahora, el siguiente paso y a lo que vino Calderón es a empujar, con miras a hacerlo realidad, la exportación a Estados Unidos, para lo que requieren la certificación estadounidense.

Ya se había comenzado el proceso, pero ahora se ve a corto plazo, unos dos años y podría quedar la certificación sanitaria, al tiempo que las plantas avícolas en Yucatán siguen creciendo y aumentan producción, lo cual se volverá a reflejar en el ITAEE.

Otro ejemplo es Slow Food Yucatán, el mercado de la tierra, que siempre sí tuvo cambio de directiva como lo adelantamos en este espacio en noviembre pasado.

Es Fernando Poblano quien asumió con otros productores la directiva y está visibilizando lo que realizan en este mercado, que es producir con sustentabilidad ambiental, con responsabilidad y sanidad, ya que hay productores primarios, así como industriales, los que preparan alimentos y bebidas.

Este mercado lleva 10 años, que es el tiempo en que paulatinamente han ido creciendo, se han ido sumando y que ahora invita a otros productores, como los de Círculo 47, que son productores de las comisarías de Mérida, que venden directamente al consumidor sus cosechas o productos.

Esta suma o sororidad es lo que permite el crecimiento, visibiliza lo que se ha trabajo en los últimos 10 años y se refleja en un indicador estadístico.

Y un ejemplo más es el de la vainilla.

En el sector agroalimentario nunca se hubiera pensado que la tierra yucateca es idónea para la vainilla.

Parecería increíble que en el estado con suelo de laja, se produzca vainilla.

Pues sí, sí es posible y también desde hace unos años atrás Lorenzo Escalante Balam viene trabajando con este cultivo y hoy ya hay cinco productores en el Estado con siembras en promedio de media hectárea cada uno, que han hecho que los ojos del Sistema Producto Vainilla nacional, que representa Adriana Aparicio Gaya, invite a los productores yucatecos a formar su propio sistema producto estatal de vainilla, lo que significa que la producción podría ampliarse, atraer inversiones, sentar a los investigadores, comercializadores, industriales y toda la cadena productiva.

Con el valor agregado de que la vainilla, como la nochebuena, están dentro del 'Proyecto nacional de plantas nativas para la alimentación y la agricultura' del gobierno federal a través de la Sader.

Y también está el ejemplo del coco, de la ganadería, algunos pasos en la miel, finalmente el agro yucateco viene en constante movimiento, seguirá creciendo, aunque también hay retos.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.