Más allá del huevo estrellado, un nicho por explorar
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Más allá del huevo estrellado, un nicho por explorar

COMPARTIR

···

Más allá del huevo estrellado, un nicho por explorar

08/10/2019
Actualización 08/10/2019 - 11:25

A la gran mayoría de los mexicanos nos gusta comer huevo, ya sea revuelto, divorciado, cocido o simplemente estrellado; y no es para menos, es la proteína animal menos cara en el mercado y con gran versatilidad para preparar delicioso platillos.

Tanto es nuestro gusto o la accesibilidad, que somos el país numero uno en consumo per cápita: nos comemos casi 24 kilos de huevo al año.

Somos tan comelones del producto de gallina, que la industria avícola ha explorado poco sobre otros usos del huevo, como los farmacéuticos.

De acuerdo con datos de la Unión Nacional de Avicultores, en México hay 220 empresas mexicanas dedicadas a la industria avícola, sobre todo en huevo; se trata, en su mayoría, de negocios familiares, que van en las segundas o terceras generaciones y que su nicho es el llamado 'huevo para plato', es decir, la venta de huevo fresco para los mexicanos.

La demanda es tan grande, que la industria ha perfeccionado sus productos y especializado sus presentaciones, sus empaques; es por ello que vemos huevos orgánicos, huevos blancos, rojos, con sello, como los Huevos San Juan, la venta de botes con claras y empaques sofisticados con 6, 12, 18, 24 y hasta 36 piezas, con materiales de cartón o plastificados.

Son muy pocos los que han explorado otros nichos como Avícola Alpes, en Puebla, quiénes usa al huevo para la producción de vacunas pecuarias a base de la yema.

La industria avícola mexicana es un segmento organizado, aporta el 35 por ciento del PIB pecuario, donde se engloban a la res, cerdo, miel y genera 1.2 millones de empleos.

Solamente en el segmento del huevo hay una parvada de 150 millones de gallinas ponedoras que ponen un huevo cada 28 horas y derivan en los 2.8 millones de toneladas de huevo al año.

Además, son una industria con un alto control de sanidad; visitar una granja, es casi impensable, ya que se protege a las aves del contagio de enfermedades y existen zonas del país con un privilegiado estatus sanitario, como es la península de Yucatán.

Esta gran cadena de producción es la que atiende el consumo creciente de los mexicanos; los datos de la Unión muestran que en el último año el consumo creció 3 por ciento y derivó en un consumo per cápita anual de 23.9 kilos de huevo.

Y la previsión es que este año el consumo crezca 5 por ciento más.

La industria tiene un gran mercado nacional por atender, y también hay exportaciones, pero el nicho sigue siendo el del consumo humano.

El reto es diversificarse, que los huevos de la gallina no estén en una sola canasta y que surjan nuevas empresas que exploren lo que se ha investigado en farmacéutica.

En la escuela nacional de ciencias biológicas del Instituto Politécnico Nacional se han hecho estudios de los beneficios del huevo en la salud humana, pero también hay evidencia favorable para productos farmacéuticos.

La composición que tiene el huevo, lo hace el rey de la proteína animal para el consumo humano, pero contiene elementos que permite desarrollar bactericidas para los enjuagues bucales o la pasta dental.

En Europa, se usa el bactericida para los quesos maduros y los vinos.

Hay otros usos como el del cascarón, que absorbe metales pesados y es demandado por las industriales textileras, sobre todo de mezclilla, porque retiene y absorbe.

El huevo también se usa para las pinturas de barnices al óleo, entre otros muchos.

María Elena Sánchez Pardo, profesora e investigadora del IPN y consejera del Instituto de Estudios del huevo en México, ha detectado que en Japón y Estados Unidos aíslan la clara en 22 diferentes tipos de proteínas y aminoácidos para la industria farmacéutica.

El reto es la diversificación, la iniciación, sin perder o desatender la alta disponibilidad del huevo para los mexicanos, ya que en nuestro país el huevo que pone la gallina tarda máximo 15 días en llegar al plato, cuando en otros países son meses, lo que refleja la alta demanda nacional y la alta distribución.

Este viernes 11 de octubre se conmemora el día mundial del huevo, por fortuna tenemos el acceso al consumo; que así se mantenga y que las nuevas generaciones exploren otros nichos.

vermarguz@gmail.com

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.