¿Y la seguridad, apá?
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

¿Y la seguridad, apá?

COMPARTIR

···
menu-trigger

¿Y la seguridad, apá?

04/03/2019

Corrí con mucha velocidad durante 2018 y mi carrera fue más por el país que por el estado de Nuevo León. Esta carrera hizo que no le pusiera la atención necesaria a los problemas que pasaban en mi municipio, aunque no por ello estuve ausente. Seguía viendo que la basura pasaba sin falta, a la hora usual y cada tercer día. Observé que la seguridad, al estilo de Fernández Garza, estaba “muy bien”; que las calles seguían con sus horribles baches y problemas cotidianos de tráfico.

Es claro que no soy indiferente a los problemas, sin embargo, al ser un nuevo gobierno, había preferido estar al margen del mismo para que ninguna de mis opiniones se interpretara de manera sesgada. Por ello, me negué a opinar cuando hubo un muerto en San Agustín, o cuando apareció el balaceado en el centrito de la del Valle; cuando ocurrió aquella balacera de Lázaro Cárdenas que hasta se llegó a cerrar la calle un buen rato y en un largo tramo; ante lo ocurrido con los robos a menores y hasta la incierta muerte de un joven de apenas 24 años que recibió cuatro balazos.

Sin embargo, ya con el tema del incendio de automóviles en Las Torres y los robos afuera de un supermercado a plena luz del día, no puedo callarme. Era de esperarse que la ciudadanía se haría escuchar como así ocurrió el domingo pasado cuando un grupo de ciudadanos salió a la calle a marchar de forma simbólica para pedirle al alcalde que se atendiera la seguridad. Cosa curiosa hizo el mandatario, pues el mismo día y a la misma hora salió ante un grupo de ciudadanos a explicar o justificar tanto desorden y descontrol en este municipio en términos de la seguridad pública.

Considero que –como le dije al propio mandatario cuando me platicó de su intención para participar en la alcaldía–, él tiene buenas ideas, pero su fuerte no es la implementación de las mismas. Llama la atención además escucharlo en la radio hablando apenas de pruebas de confianza cuando él fue miembro del Consejo Nacional de Seguridad. Con esto reitero que es muy buen consejero mas no un buen operador y, al final del día, lo que un municipio requiere es operación y materialización de esas buenas ideas.

Por el bien de San Pedro, pido aprenda rápido, pues no hay tiempo para jugar a la consejería. Ya me tocó ver la lentitud con la que se atienden los problemas de alumbrado público e incluso problemas mínimos como los de tránsito en distintos sectores del municipio.

¡Suerte nos deseamos!

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.