La cabeza
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

La cabeza

COMPARTIR

···
menu-trigger

La cabeza

03/06/2020
Actualización 03/06/2020 - 15:14

“LAS IDEAS SON EL INTERÉS DE NUESTRA FUERZA REFLEXIVA…”

¿Cómo llamar la atención de los lectores ante tanta información?

Esa es la pregunta y el reto que presenta momento a momento cada medio de comunicación formal e informal.

Por ello, y más ahora con la tecnología y el limitado span de tiempo con el que cuenta cada persona, el reto se vuelve mayor. Así las cosas, se buscan para bien o para mal encabezados que llamen la atención y captan lectores a precio que sea. Tristemente, con esto se cae a veces en el sensacionalismo, amarillismo e incluso verdades a medias.

Sin embargo, este no es el tema o lado del que me quiero ocupar sino cómo la mayoría de los lectores se queda con esa idea del encabezado, más allá de lo que realmente dice una nota. Esto es, un porcentaje muy alto de ciudadanos no leen los artículos completos y por tanto no 'verifica' que la línea de la cabeza sea la realidad del cuerpo del resto del texto.

Por ponerlo más fácil, es como si se opina sobre un libro, por el sólo hecho de haber leído un resumen o hablar del contenido de una película por haber leído una sinopsis o haber visto un tráiler.

Por lo anterior, es fundamental que uno como lector lea completo los textos, analice lo que se dijo, que distinga lo aclarado de lo comentado por el periodista o el punto de vista de un tercero.

De no hacerlo así, se cae en la trampa de la mercadotecnia y peor aún, en la trampa de nuestra propia mente que se queda con el primer vistazo.

Ante esto es fundamental que ejecutemos cada día nuestra capacidad reflexiva y de análisis, sólo así podremos estar bien informados y no ser engañados como un pastel que, por su imagen y el betún bien lucidos, pensemos que está sabroso.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.