El 'como antes' ya no existe
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

El 'como antes' ya no existe

COMPARTIR

···
menu-trigger

El 'como antes' ya no existe

07/05/2020
Actualización 07/05/2020 - 7:14

Si algo nos dejará la emergencia sanitaria será que la normalidad que conocíamos ya no estará ahí, aunque la busquemos. A partir de esta pandemia, no solo los mexicanos, sino el mundo en general habrá de transformar sus hábitos y adaptarse a una nueva realidad. La normalización de la vida en los países que han logrado detener la epidemia ha comenzado, pero de manera muy paulatina, como es el caso de España donde este lunes comenzaron a permitir la apertura de ciertos comercios. A pesar de que todos ansiamos volver a nuestra vida pre-epidemia estoy segura de que “el como antes” no será.

La pandemia y su consecuente confinamiento nos ha hecho cuestionar muchas de nuestras costumbres y modificarlas no tanto por voluntad propia, sino por necesidad. Van de entrada unas que segura estoy se modificaron y creo para bien:

-El saludo, el beso tan común en las sociedades latinas ya no será… aprenderemos de los japoneses quienes con una inclinación basta.

-Los sepelios tendrán que convertirse en algo más íntimo y dejar de ser las reuniones multitudinarias que acostumbrábamos.

-El comer o comprar alimentos en la calle deberá tener más supervisión por parte de la autoridad y también por parte del cliente.

-Cuando nos enfermemos de una gripa por pequeña que sea, nos cubriremos de forma natural portando un cubrebocas al igual que ya sucede en algunas sociedades orientales.

-Probablemente, será más común que, al ingresar a una casa, dejemos los zapatos en la entrada para evitar que la suciedad de la calle se introduzca a la casa.

-Modificaremos nuestros hábitos de consumo en favor de una economía más racional: así como las generaciones anteriores sufrieron desabastos por guerras o contingencias, nosotros, hoy, conocemos el riesgo de la posible falta de productos.

-La economía digital se integrará más en nuestra vida diaria no sólo en el consumo de productos de primera necesidad y para no tener que desplazarnos físicamente, sino también en la industria del entretenimiento y en el sector financiero.

En fin, sin duda, la realidad que conocíamos se ha esfumado, pero en el futuro inmediato deberemos diseñar una nueva realidad que no repita aquellos errores que agravaron la crisis de hoy. Algunas ideas rápidas que me parecen deseable promover en la cotidianeidad que nos espera:

  • Aprecio y respeto a la naturaleza, el futuro deberá ser sustentable y sostenible poniendo mayor énfasis en las industrias verdes.
  • La solidaridad debe regresar como un valor central de la sociedad al reconocer a nuestra comunidad inmediata como, por ejemplo, el vecindario y retomar lo que vale la pena, es decir, revalorar la vida familiar.
  • Revalorizar la necesidad de derechos laborales y la necesidad humana de tomar el descanso necesario para visualizar y poder retomar lo que vale la pena.
  • Uno de los cambios fundamentales que tendremos que hacer es, de manera escalonada, transitar hacia un verdadero Estado de bienestar que promueva y conserve como uno de sus principios torales a la salud pública.

Sobre este último punto me gustaría cerrar con algunas cuestiones: ¿La presente emergencia sanitaria nos hará cuidar y cumplir con nuestras obligaciones que debemos al IMSS? Al aportar al financiamiento de esta importante institución surge una nueva responsabilidad: la de supervisar como nunca cada peso que se asigne al seguro social. Por último, ¿será que la pandemia nos hará revalorizar no sólo al personal médico, sino también a otras profesiones del sector salud como la enfermería o los camilleros? El tiempo dirá, por lo pronto, urge construir un mejor futuro para hacerlo nuestro nuevo presente.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.