Presidente capaz al 1%
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Presidente capaz al 1%

COMPARTIR

···

Presidente capaz al 1%

16/08/2019
Actualización 16/08/2019 - 11:39

Andrés Manuel López Obrador ofreció un retrato del buen servidor público: basta que sea capaz 1 por ciento y honrado 99 por ciento. Una noción que empata con su soberbia intelectual. Para una persona que alega que gobernar es fácil o la economía no es una ciencia, es coherente pensar que no se requiere de mucha capacidad para hacer bien algo.

El Presidente es exactamente eso: una persona incapaz para el cargo que desempeña, quien cree que puede suplir su falta de preparación con otras virtudes. Por eso tampoco titubeó en despedir del sector público a funcionarios capaces, puesto que ello no era tan importante para ser un buen funcionario. Fueron sustituidos por ignorantes, pero, eso sí, serviles. Los conocimientos profundos son ajenos al primer Presidente de México que tardó casi dos décadas en concluir sus estudios de licenciatura. Por el contrario, es un campeón de las frases hechas y los lugares comunes, el clásico estudiante que reprueba porque cree que basta tirarle un buen rollo al maestro en el examen.

Es el desprecio al conocimiento y la técnica, la adoración por la simpleza que se transforma en política pública. ¿Para qué molestarse con elaborar un programa social focalizado y evaluado? Eso de elaborar padrones y tener objetivos medibles es para los economistas neoliberales de ese ITAM que tanto desprecia. En cambio, lo del Presidente es entregar dinero sin control a grupos, y que aparte pueden convertirse en agradecidos votantes. La gente no entiende eso de la pobreza multidimensional y por eso destituir al Director General del Coneval no importa, lo que interesa es argumentar que la pobreza se reduce porque hay un programa de becas Benito Juárez. El dinero llegará a quienes lo necesitan, no por controles o registros, sino porque la gente que forma parte del pueblo bueno y opera el programa es honrada.

El Presidente tiene en abundancia a personal que replica su escuela simplista del 1 por ciento. Por ello, no importa que la ruta de aproximación para aterrizar en el Valle de México no permita que diversos aeropuertos puedan funcionar de manera óptima. Esos tecnicismos fifís son descartados con la creencia de que los aviones se repelen.

Los argumentos son simplistas, las cifras igual sacadas de la manga. Porque la refinería de Dos Bocas se terminará en tres años y con un costo de ocho mil millones de dólares. Ninguna empresa de ingeniería internacional consideró realista plazo y monto. No importa, dictaminó el Presidente capaz al 1 por ciento, lo hará Petróleos Mexicanos cumpliendo con ambos requerimientos, y de la misma manera con poca inversión podrá aumentar de forma notable las reservas y producción de crudo. ¿Qué antes con más dinero se caía la producción? Simple (como lo es todo): es que se lo robaban.

El Presidente no entiende de complejidades tecnológicas. Eso de perforar buscando petróleo en aguas profundas o del shale debe ser abandonado. Lo suyo, lo que desea se reproduzca en el país, es el jamelgo que da vueltas en el trapiche aplastando cañas para extraer su jugo. Porque la pobreza representa honradez y dignidad, y se soluciona con una entrega mensual con cargo al erario.

¿Y el Poder Ejecutivo honrado al 99 por ciento? Un día tiene mil 440 minutos, por lo que el margen para la corrupción queda en 14 minutos y 24 segundos. Vista la cantidad de personajes con pasados cuestionables que ahora están en el sector público y los escándalos que están estallando, es de suponerse que muchas decisiones son tomadas durante ese cuarto de hora.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.