México en llamas, AMLO toca la lira
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

México en llamas, AMLO toca la lira

COMPARTIR

···

México en llamas, AMLO toca la lira

23/08/2019
Actualización 23/08/2019 - 14:31

Los miles de muertos se apilan; el señor Presidente proclama que el pueblo es “feliz, feliz, feliz”. Las extorsiones se disparan, afectando igual a negocios grandes que pequeños; López Obrador dice que el país va requetebien. La economía se desacelera al borde de la recesión; el Presidente festeja que no se llegó al registro negativo, un triunfo sobre los agoreros del desastre. La creación de empleo se colapsa; dice que su gobierno paga para que miles de ninis trabajen. La inversión se desploma por sus decisiones; AMLO proclama con campechanía que es imperativo que aumente. Despide en forma masiva a médicos y recorta servicios de salud; argumenta que se necesitan más doctores y que las universidades son muy exigentes.

Lo derrotan los huachicoleros, arrinconado por una estrategia inepta que llevó a un brutal desabasto y decenas de muertos en Tlahuelilpan; proclama, victorioso, que el problema ha dejado de existir. Se cansó de ofrecer durante su larguísima campaña una amnistía de facto a grupos criminales (y políticos corruptos), no debería sorprenderse que les dio incentivos para actuar con mayor impunidad, aparte de pelearse entre ellos por territorios y rutas. Ofrecía como estrategia su sola presencia y no puede creer que ésta fracase.

Porque López Obrador es un político como muy pocos: un demagogo que no solo engaña al votante (de esos hay muchos) sino, lo más grave, a sí mismo. El habitante de Palacio Nacional no es un cínico que se ríe de la credulidad de aquellos que lo apoyaron, sino un mesiánico que es el primer creyente en sus propias profecías. Esa certeza explica su aplomo ante las cámaras, presentando su más reciente fantasía sin titubeos. Ante los grandes problemas nacionales, siempre tiene al alcance de sus labios una solución contundente, simple, rápida y equivocada, siendo el primero en creer su mentira. Casi cuatro décadas de frases hechas y lugares comunes contra el neoliberalismo alimentan su inagotable repertorio de respuestas fáciles. Sus soluciones tienen toda la profundidad de un pequeño charco.

El resultado es un país que se desmorona mientras que el Presidente vive una realidad paralela que pinta todos los días con serenidad. Las llamas, a sus ojos, son la luz que ilumina el camino de la cuarta transformación. Los problemas, cuando ya no puede evadirlos por más que trate, son rémoras del pasado, herencias de administraciones anteriores o bien producto de los conservadores fifís que quieren sabotear su proyecto. Una y otra vez la cantaleta: deberían pedir disculpas porque critican la paja de hoy, pero antes no vieron la viga de la corrupción en otros gobiernos. No ve los muertos, enfermos, desempleados o migrantes (aquellos que optan por huir del país ante lo que ocurre) que provocan sus acciones.

Los romanos creyeron que el emperador Nerón tocaba tranquilamente la lira mientras contemplaba a lo lejos una ciudad a la que consumían las llamas, contento porque reconstruiría Roma a su gusto. El tabasqueño destruye al país argumentando que acaba con la corrupción, al tiempo que se rodea de probados corruptos y sus propios programas ya supuran pus. La destrucción de instituciones, el despido de tantísimos funcionarios, la cancelación de programas, todo bajo el argumento de que ataca la podredumbre del detestado neoliberalismo. Pero ese porvenir brillante que ofrece es solo un sueño guajiro. El derruir para, según cree, posteriormente reconstruir. Lo seguro son las cenizas.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.