El inepto y la tormenta
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

El inepto y la tormenta

COMPARTIR

···

El inepto y la tormenta

09/08/2019
Actualización 09/08/2019 - 13:41

“Soy responsable del timón, pero no de la tormenta”. Fueron las memorables palabras de José López Portillo en 1982, a pocos meses de cerrar su sexenio. Hoy en el timón presidencial hay otro López, igual de soberbio y estatista, pero todavía más ignorante. Mientras se acumulan los nubarrones, el nuevo habitante de Palacio Nacional luce tranquilo, con todo el aplomo que da la ignorancia. Gobernar es sencillo, la economía no es ninguna ciencia, y su visión le proporciona una segura hoja de ruta para que México se convierta en potencia.

Tras una década de crecimiento económico se apilan los problemas externos. Los choques entre Estados Unidos y China están llevando a un fuerte deterioro en expectativas, con desplomes bursátiles, un conflicto comercial y el inicio de una guerra de divisas. En el fuego cruzado, México será una víctima colateral cuyas posibles heridas son irrelevantes para Donald Trump.

Andrés Manuel López Obrador, mientras tanto, se ha dedicado desde su elección a destruir el ambiente de inversión y negocios, así como instituciones. Ha barrenado el aparato administrativo federal y paraestatal con nombramientos de personas leales, pero ignorantes en la materia respectiva, al mismo tiempo despidiendo funcionarios experimentados a granel. El Presidente no quiere a personas competentes, sino obedientes. Si no saben no es problema, al cabo que él sabe todo.

La crisis de 2008-09 sorprendió a México con finanzas públicas sólidas y un titular de Hacienda experimentado, Agustín Carstens, quien contaba con todo el apoyo presidencial. Los posibles problemas mundiales que están asomando en 2019 llegan con un gobierno novato y arrogante. El nuevo titular de Hacienda tiene el conocimiento técnico necesario, pero experiencia escasa. Lo peor es que realmente no manda en las finanzas nacionales. Arturo Herrera no puede llamarse a engaño: llegó al cargo atado de pies y manos y las cuerdas las controla su jefe. Si tiene dudas le puede preguntar a Carlos Urzúa.

López Portillo no tuvo el conocimiento ni el carácter para enfrentar la adversidad. López Obrador, como su antecesor, está obsesionado con el petróleo y la paridad peso-dólar. Los dos igualmente creen que pueden doblegar a las fuerzas del mercado. Ven a los empresarios como un mal necesario y que debe ser acotado. Ambos apasionados de la historia de México, ven muchas veces a las fuerzas externas como una amenaza en lugar de una oportunidad. A la economía nacional hay que blindarla contra el extraño enemigo, no integrarla al mundo.

AMLO no está preparado intelectualmente para enfrentar la adversidad externa. Desarrolló por décadas, y mantiene arraigada, la mentalidad del eterno opositor en campaña. Cuando hay problemas internos, culpa a gobiernos anteriores en general y a Felipe Calderón en particular. Ante una crisis proveniente del exterior tendrá otros chivos expiatorios disponibles, pero no sabrá qué hacer para lidiar con la tormenta.

El peligro es que, como Jolopo, opte por improvisar un caso radical a tontas y locas. El anterior López nacionalizó la banca y decretó un control de cambios. Un estatista entusiasta como es AMLO, ignorante de esa ciencia económica que desprecia, tiene una amplia baraja de tonterías a su alcance, desde tratar de controlar el tipo de cambio hasta nacionalizar actividades económicas. Si hay algo peor que un inepto es un incompetente que se cree listo, con su mano sobre el timón del país y que enfrenta una tormenta.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.