menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Preguntas al ciudadano

COMPARTIR

···
menu-trigger

Preguntas al ciudadano

25/11/2019

Pocos aciertos tan pacíficamente aceptados sobre el gobierno del presidente López Obrador, como la neutralidad, sobriedad y las vivas pronunciadas en su primer Grito de la Independencia.

Dirigí en este espacio algunos cuestionamientos al presidente López Obrador respecto de la infinidad de preguntas que deja en el aire: las que desvía, evade o en las que ironiza e incluso se burla. Recibí muchos comentarios que coincidían en que el presidente debe contestar mucho de lo que destina a la incertidumbre, máxime la magnífica plataforma de su conferencia mañanera. Está bien, se entiende; pero qué preguntaría el presidente a cada uno de nosotros y lo que el país exige como respuesta.

No quiero estigmatizar pero supongo que las personas que leen estas líneas y este diario tienen un nivel de educación superior. Quien atiende a este medio debe tener, también imagino, interés por las finanzas y por lo tanto un conocimiento más que básico de la cosa pública, las obligaciones fiscales y en general una valoración importante de la democracia y el Estado de derecho.

No hay democracia avanzada sin ciudadanos comprometidos que, valga la redundancia, se comporten como demócratas. Ello exige una conducta congruente con lo que se espera de los gobernantes; pues a los gobernantes, legisladores y jueces no los traemos de otro planeta, son parte de nuestra sociedad. Son vecinos, conocidos, paisanos. Somos nosotros mismos en algún cargo de servicio público.

En ese orden de ideas déjeme preguntarle por favor:

¿Por qué el policía de tránsito no pediría una mordida si usted sistemáticamente pasa las luces en rojo o excede la velocidad? Si el sistema escolar premia la nota antes que el aprendizaje, ¿por qué un niño no se esforzaría más por la primera que por lo segundo? ¿Ha hecho alguna parte de la tarea de sus hijos? ¿Enseña a sus hijos a no copiar?

¿Es usted un buen vecino? ¿Limpia su banqueta, respeta el espacio, silencio y privacidad de los de a lado? ¿Hace obras sociales? ¿Ayuda a mantener limpia y en orden su comunidad, por ejemplo, los parques públicos?

¿Vota en todas las elecciones? ¿Lleva a su familia y a sus hijos? ¿Investigó quién era cada candidato y sopesó sus planes de gobierno con base en las necesidades de su comunidad y ponderó ello con la ideología de su preferencia? ¿Sabe quiénes son sus representantes? ¿Sabe en qué distrito vive?

¿Paga el Seguro Social de las muchachas y trabajadores que ayudan en labores domésticas? ¿Ha usado mecanismos de outsourcing que disminuyen derechos laborales de sus colaboradores? ¿Considera como margen de utilidad lo que no paga de impuestos? ¿Paga sus impuestos sin hacer trampa? ¿No deduce de más? ¿Ha comprado alguna factura?

¿Grita “puto” en el futbol? ¿Ha aventado cosas a la cancha? ¿Es macho, ha maltratado a una mujer física, psicológica, laboral o económicamente? ¿Es mamá violenta? ¿Se impone con fuerza y gritos?

Si afirma que todo está mal en el gobierno, supongo que ya leyó el Plan Nacional de Desarrollo. ¿O habla por hablar? Por cierto, ¿ya leyó la Constitución, el ideario de su partido, el Reglamento de Tránsito? ¿No se salta la fila, no se mete, no considera que va primero? ¿Se comporta exactamente igual en Estados Unidos y en Europa que en México? ¿Ha dado mordidas? ¿Se ha beneficiado de alguna relación con la autoridad? ¿Ha dado “apoyos” a cambio de servicios o derechos? ¿Tiene placas de otro estado para no pagar tenencia? ¿Usa el transporte público?

¿Denuncia delitos y faltas administrativas o le da flojera? ¿Considera inferiores a los servidores públicos? ¿Cree que los mantiene con sus impuestos?

¿Sabe qué pasó con el nombramiento de la presidenta de la CNDH? ¿Le importa lo que pasa o prefiere evitar malas noticias? ¿Se informa en diversos medios de comunicación o cree lo primero que le cuentan? ¿Critica sin saber?

¿Reniega usted de los corruptos o es amable con los que conoce? ¿Se queja de la corrupción pero contribuye a ella porque no hay de otra? ¿Hace las cosas bien hechas solo por su honor y congruencia o para que lo vean?

¿Es capaz de apreciar logros en el gobierno, alguna política adecuada, un diagnóstico certero o un plan de acción efectivo? ¿De verdad el presidente es el malo del cuento y todo está de mal en peor?

¿Cree usted que soy un ‘chairo’ rojillo, nini, vendido o beneficiado del gobierno por preguntarle lo anterior? ¿Podría responder a estas preguntas y explicar las respuestas a sus hijos? ¿Es usted un buen ciudadano? ¿Puede comprometerse más con el país? ¿Se suma a la cruzada anticorrupción del presidente? ¿Entiende que más de la mitad de nuestra población es pobre, no tiene sus oportunidades y ha estado abandonada por siglos? ¿Lo entiende? ¿Lo combate?

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.