Salvador Garcia Linan

¿Qué es energía?

Salvador García Liñán detalla los tipos de energía y cómo se utilizan en la vida cotidiana.

La energía es la capacidad (no idoneidad) de realizar un trabajo. La energía se utiliza de diversas formas: calor (térmica), luz (radiante), movimiento (cinética), eléctrica, química, hidráulica, eólica, nuclear y gravitacional.

Usamos la energía para todo. Escribir, caminar, comer, transportarse, amar, evitar morir…

Existen dos tipos de energía: energía renovable (que se puede reponer con cierta facilidad) y energía no-renovable (que no se puede reponer fácilmente).

Fuentes principales de energía renovable: Energía del sol, Energía geotérmica (del calor dentro de la tierra). Energía eólica, Biomasa de plantas e hidroelectricidad (de agua que fluye).

Energía no renovable: productos derivados del petróleo, líquidos de gas de hidrocarburo, gas natural, carbón y energía nuclear.

El petróleo crudo (sin refinar), el gas natural y el carbón se conocen como combustibles fósiles porque se formaron durante millones de años por la acción del calor dentro de la tierra y la presión de la roca sobre los restos o fósiles de plantas, madera y animales muertos, tanto microscópicos como diatomeas (algo unicelular que vive en el mar, en el agua dulce o en la tierra húmeda).

La mayoría de los productos que consumimos están hechos de líquidos derivados del petróleo crudo. También se producen a partir del gas natural y del carbón.

La energía nuclear se genera a partir del metal uranio, elemento químico radioactivo abundante en la corteza terrestre, fácilmente inflamable, muy tóxico y se puede fisionar -producir una fusión nuclear, rotura o escisión-, con liberación de energía para generar calor y electricidad.

La biomasa de plantas que incluye madera y materia orgánica originada en un proceso biológico espontáneo o provocado y utilizado como fuente de energía. Es la fuente de energía renovable más grande.

COLUMNAS ANTERIORES

Escena del crimen
Falla de diseño

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.