menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Mexicano fiestero

COMPARTIR

···
menu-trigger

Mexicano fiestero

19/01/2021

“Cualquier pretexto es bueno en México para interrumpir la marcha del tiempo”. Octavio Paz

Año Nuevo. Día de Reyes. La Candelaria. Día del Amor. Día de la Bandera. Semana Santa. Día del Trabajo. Día de la Madre. Día del Maestro. Día del Padre. El Informe. El Grito. El Desfile militar y el Deportivo. Día de todos los Santos. Día de Muertos. Día de la Revolución. Día de Guadalupe. Posadas. Navidad. Despedidas del Año. Cenas de fin de Año…

Sin faltar, además, celebraciones de Santos, Cumpleaños, Aniversarios de Bodas, Días del Compadre y de Divorcios, se nos enseña a festejar con carcajadas, con mucho relajo y mucho ruido, buscando la forma de no estudiar y de no trabajar en esos días, con cientos de horas gastadas, rodeados de multitudes para comprar regalos.

Es un hecho que las tradiciones, costumbres, recuerdos y otros pretextos no nos sobra tiempo ni multitudes para festejarlos.

Octavio Paz mencionó que para los mexicanos “existen ferias, tradiciones, aniversarios, costumbres, tragedias y motivos para festejar lo festejable”. Cuéntese o no con recursos, se suelen festejar con exceso todas las tradiciones. Afirma Paz que “el mexicano ha tenido desde la época de la Colonia complejos de inferioridad, ya que se dice, que siempre va a depender de alguien que le esté diciendo “qué hacer” y “cómo hacerlo”.

Los mexicanos somos “alguien” a quienes nos gusta seguir tradiciones, festejos, conmemoraciones, muertes y no abandonar por nada del mundo las celebraciones “a fondo” de algo, hasta las chanclas. Hasta festejamos en el Zócalo nuestros mediocres triunfos deportivos, antes de que nos eliminen de los Mundiales de Fútbol, sin pasar de octavos de final.

Al mexicano, imperturbable o irresponsable, rodeado de multitudes, en tiempos del coronavirus (ni siquiera por la amenaza de un virus mortal que ha costado miles de muertos), ha festejado todo, el fin de año pasado, aunque se le haya advertido, ahora mueren miles de paisanos en los hospitales súper saturados quienes no se preocuparon a fin de año de mezclarse en multitudes. La gran mayoría no estarían muertos, por su grave irresponsabilidad…

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.