Cultura del propio aprendizaje profesional
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Cultura del propio aprendizaje profesional

COMPARTIR

···

Cultura del propio aprendizaje profesional

17/07/2018

Todo ejecutivo al levantarse y prepararse para ir a desempeñar su actividad profesional debe estar convencido de que ya no existe ni existirá una ocupación específica para toda la vida. Debe estar dispuesto a convertirse en un permanente aprendiz profesional, porque no existe la certeza de que en los próximos años estará haciendo la misma actividad o algo parecido en ninguna empresa.

Las organizaciones necesitan ejecutivos que aspiren a evolucionar y aportar conocimientos y estrategias novedosas, reconociendo que lo que “aprendió” en la universidad, no forma parte vital de su “cultura del aprendizaje actualizado”. Una maestría o un diplomado, por sus enfoques generales y desusados, son un retardante para las experiencias prácticas en todo trabajo. “La teoría del aula” suele ser un impedimento para crear las posibilidades de auto actualizarse todos los días en su ocupación presente, cuyos requerimientos para realizarla con eficiencia, seguramente ya habrán cambiado para el siguiente mes.

El enfoque correcto para los profesionistas “actualizados” es mantenerse al día en lo que está sucediendo ahora en el mundo relacionado con su empresa. Y es muy posible que esto ya lo esté orientando hacia la innovación y la práctica de otra especialidad o profesión.

Un comunicólogo, un publicista, un mercadólogo o un administrador de negocios deben meterse al área técnica y a otras áreas productivas para conocer más sobre el diseño y la fabricación del producto. También deben incursionar en las áreas política, económica, contable y financiera para conocer costos y las finanzas de la empresa (microeconomía). Un ejecutivo de ventas debe convertirse en un experto en marketing, un ingeniero industrial debe ser un enamorado de las tecnologías que se están desarrollando en otros países, un publicista debe conocer cómo se fabrica el producto que pretende publicitar.

Todo ejecutivo debe exponerse a conocimientos antes considerados ajenos a su profesión, no sólo para ser competente, sino también por curiosidad y con la convicción de que un administrador o un técnico pueden convertirse en expertos en Diagnóstico, Imagen y Comunicación Corporativa.

Tres requisitos son vitales: 1) Anhelar prepararse para incursionar en áreas nuevas. 2) Organizar para sí mismo su capacitación y su autodesarrollo en su empresa y en su puesto de trabajo. 3) Sentirse satisfecho y aprovechar las experiencias, conocimientos y oportunidades. Es simplemente: prepararse para un futuro diferente que no sabe cuál será.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.