¿Corrupción es igual a desigualdad?
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

¿Corrupción es igual a desigualdad?

COMPARTIR

···
menu-trigger

¿Corrupción es igual a desigualdad?

20/02/2018
Actualización 20/02/2018 - 1:25

La desigualdad es la falta de igualdad entre varios grupos de una sociedad. Para llegar a una situación de igualdad, lejana en México, se deberá crear en los gobernantes la voluntad política de acabar con la injusticia, la evasión de impuestos, la corrupción y la impunidad, para dar voz a los más afectados, que son la mayoría.

La desigualdad se acrecienta cuando los que están en la cima del poder, grandes empresarios y políticos, pueden crear compañías ficticias registradas en paraísos fiscales y pueden usar el secreto financiero para blanquear sumas enormes de dinero, a través del sistema financiero y con ello ampliar la brecha entre los más ricos y el resto de la sociedad, cuya mayoría languidece en la pobreza y la miseria. Este es, por desgracia, el problema más injusto, porque involucra a gobernantes de un país y a las grandes corporaciones nacionales y extranjeras.

Las lujosas mansiones en el país y en el extranjero, los yates de lujo, los cuadros y esculturas valiosísimas, son los causantes de la falta de fondos para mejorar la atención médica, la educación y la infraestructura. La corrupción desvía, con el conocimiento del gobierno los beneficios corporativos, mientras los políticos se alejan de la urgencia y necesidad de reducir la tremenda desigualdad en México.

Tales desviaciones ilegales de los fondos públicos son un mecanismo injusto mediante el cual la corrupción impulsa la desigualdad. Y al problema hay que añadirle los sobornos, aumentando el poder de las elites gobernantes, lo que aumenta la desigualdad.

La corrupción de las compañías constructoras del extranjero o nacionales, también impulsan la desigualdad “inflando” los costos de proyectos de construcción financiados con fondos públicos, desviando dinero que podría ser utilizado para construir hospitales, escuelas y crear empleos.

Desde que se permite la adquisición ilícita de riqueza, hasta la denegación de acceso a los servicios básicos de las personas marginadas, la corrupción conduce a la desigualdad dentro del país.

¿Cómo se podría detener la corrupción como impulsora de la desigualdad?

1. Terminar con la impunidad llevando al corrupto a la justicia, así como a los poseedores de riquezas inexplicables.

2. Revisar y controlar los ciudadanos mediante auditorías sociales, la contratación pública de obras. Ampliar la voz a aquellos que son los más afectados.

3. Exigir que los que están en el poder rindan cuentas.

México ve con temor el inmenso peligro del crecimiento de la desigualdad por la increíble acumulación ilícita de riqueza de las elites empresariales y políticas.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.