Contaminación por partículas
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Contaminación por partículas

COMPARTIR

···
menu-trigger

Contaminación por partículas

27/11/2018

La contaminación por partículas radica en la mezcla de partículas sólidas y de pequeñas gotas de líquido que se encuentran en el aire. Algunas partículas, como el polvo, la suciedad, la mugre, el hollín o el humo no son suficientemente grandes y son de color oscuro para poder ser vistas a simple vista. Otras partículas son tan finas que apenas pueden detectarse con un microscopio electrónico.

La contaminación de partículas finas en la Ciudad de México incluye las partículas PM.10, partículas inhalables con diámetros que generalmente son de 10 micrómetros (medida de longitud que equivale a la millonésima parte del metro) y aún más pequeñas y partículas como las PM 2.5, partículas finas inhalables con diámetros que generalmente son de 2.5 micrómetros.

¿Cuán pequeño son 2.5 micrómetros? Piensa en un cabello de tu cabeza y el cabello humano promedio que tienen alrededor de 70 micrómetros de diámetro que los hace 30 veces más grandes que las “partículas finas” más grandes que contaminan sin control alguno el medio ambiente de la Ciudad de México.

Las fuentes de las PM están presentes en muchos tamaños y formas y suelen estar compuestas por cientos de sustancias y productos químicos diferentes como el dióxido de azufre y los óxidos de nitrógeno, que son contaminantes graves emitidos por las centrales eléctricas. Muchas partículas se emiten directamente desde otras fuentes como la construcción de fábricas, obras públicas y edificios, caminos y calles sin pavimentar, campos y terrenos baldíos dentro de la ciudad con desperdicios, fábricas de asfalto y cemento, depósitos de fierro viejo y la inaceptable transferencia de basura como la que está cerca del Estadio Azteca en la Calzada de Tlalpan, chimeneas de fábricas, incendios imprevistos, quema de basura al aire libre, explosión de cohetes y “castillos” de luz en las fiestas religiosas, procesos industriales en la ciudad, tráilers de carga y transporte de materiales para construcción como arena, ladrillos y grava, vehículos de pasajeros y lo peor: la selección de residuos en las calles de la ciudad como papel, cartón, plástico y material orgánico que se lleva a cabo a pie de los grandes camiones recolectores de basura, dejando el motor del gran vehículo estacionado en marcha por más de 30 minutos..

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.